Caída de Constantinopla

Sunday, August 7, 2011

En historia se conoce como la caída de Constantinopla a la captura de la capital del Imperio Romano de Oriente (Constantinopla) en poder de los turcos musulmanes en el año 1453. Este acontecimiento histórico marcó no solamente el fin del Imperio que había logrado subsistir mil años más que el Imperio Romano de Occidente, sino también el fin de la Edad Media y el comienzo de la Edad Moderna, que surge de la mano del Renacimiento.

El Imperio Romano de Oriente (o Imperio Bizantino) venía, desde varios siglos atrás, perdiendo territorios debido a las incursiones de pueblos y estados musulmanes, en Oriente Medio y en África. En los inicios del siglo XI, una tribu turca procedente de Asia Central y que regía en una amplia zona de lo que hoy es Oriente Medio, los selyúcidas, comenzaron a atacar y conquistar territorios bizantinos en Anatolia. Al final del siglo XIII, los selyúcidas ya habían tomado casi todas las ciudades bizantinas de Anatolia, con excepción de un puñado de ciudades en el noroeste de la península.

En el año 1453, el sultán Mohamed II puso sitio a Constantinopla. La lucha fue feroz y duró dos meses. Utilizando un gran cañón los turcos abrieron grandes brechas en la muralla de la ciudad, y el 30 de mayo de ese año, un ejército de unos 85.000 turcos musulmanes invasores lograron penetrar en Constantinopla, donde hicieron una terrible matanza, y donde perecieron no solamente los valientes guerreros cristianos, sino que también miles de mujeres y niños. El emperador Constantino XII luchó hasta el último momento y sucumbió junto con su Imperio.