Pages

Sunday, September 11, 2011

Civilización Maya

La civilización Maya fue una civilización pre-colombina mesoamericana, compartiendo muchas de sus características culturales con otras civilizaciones mesoamericanas, con las cuales hubo un alto nivel de interacción y difusión cultural. Abarca dos momentos históricos bien definidos: 1) el Imperio Antiguo, que va del siglo IV al X de nuestra era y que se extendió por el sur de México, Guatemala y Honduras; 2) Imperio Nuevo (siglos X al XV), centralizado en la península de Yucatán.

Durante los seis siglos del Imperio Antiguo, los Mayas sentaron las bases de su formidable cultura que practicó una agricultura intensiva y gran desarrollo urbanístico. Estaba consituido por ciudades-estados independientes, como las de Palenque, Piedras Negras, Tikal, Copán, etc., las cuales habían construidos grandes monumentos y edificios, que son testigos del grado de civilización alcanzado. No se ha podido determinar con certeza las causas de la decadencia del Antiguo Imperio Maya. Al respecto se han emitido distintas hipótesis: cambios de clima, terremotos, epidemias, invasiones extranjeras, enfrentamientos internos, etc. El aumento de las lluvias pudo haber creado una vegetación tropical exhuberante y húmeda y los habitantes ya no habrían podido quemar los campos y, por lo tanto, la agricultura ya no habría podido realizarse; otra explicación se funda en el progresivo agotamiento del suelo y en la consecuente falta de fertilidad. Igualmente, se ha probado que en esa época (siglo X) se produjo la invasión de los toltecas, hecho que también pudo influir para el abandono de la region.

A partir del siglo X, los Mayas se ubicaron en Yucatán, dando nacimiento al Imperio Nuevo. Se ha tratado de construir la cronología de este período apelando a las diversas crónicas indígenas y los códices hipánicoamericanos. Según estos testimonios, la tribu de los itzáes inició la oleada inmigratoria que culminó con la fundación de la ciudad de Chichén-Itza. Posteriormente irrumpieron en la región los tutulxiúes, quienes se expandieron, expulsaron a sus primeros ocupantes y fundaron la ciudad de Uxmal. Hacia el 1200 d.C. los itzáes volvieron a su primitiva ciudad e impulsaron un singular florecimiento. En esa época se gesta una alianza tripartita entre las ciudades de Chichén-Itza, Uxmal y Mayapán que duró dos siglos, período en el cual el desarrollo cultural de la confederación maya llega a su punto culminante. Sin embargo, la ruptura de la alianza marca el inicio de la decadencia: se generalizan las guerras y las sublevaciones; el poder político se fracciona en pequeños cacicazgos y la cultura decae abruptamente.

Organización política y social

Los Mayas no integraron un Estado centralizado. Cada ciudad constituía un núcleo político independiente dirigido por un jefe absoluto que ejercía su cargo con carácter hereditario, asistido por un consejo de nobles y sacerdotes y por los batabs, quienes gobernaban los territorios provinciales. La sociedad se caracterizó por una estricta división de clases sociales: a) la nobleza, o almenhehoob, que constituía el estamento del que provenían los funcionarios y sacerdotes; b) los artesanos y campesinos, o macehualoob, integraban el segundo grupo; c) los comerciantes, quienes gozaban de determinados privilegios; d) los esclavos, que eran reclutados entre los prisioneros de guerra o condenados por delitos graves. La organización familiar era monogámica exogámica (matrimonio de un solo hombre con una sola mujer no perteneciente a la familia). La ceremonia matrimonial se realizaba ante la presencia de un sacerdote que legalizaba el acto y fijaba los pormenores del convenio matrimonial. Admintían el divorcio: frente al abandono de unos de los cónyugues, siempres existía la posibilidad de volver a casarse sin la intervención sacerdotal.

Economía

Los Mayas desarrollaron una agricultura intensiva. Su principal producto era el maíz, al que relacionaron con su vida religiosa. Pero también cultivaron frijol, ají, zapallo, tomate, mandioca, etc. Las tierras pertenecían al Estado, que organizaba su distribución inequitativa y arbitrariamente, ya que las familias de la nobleza se quedaba con la mayoría de los productos. El jefe suprema representaba el Estado que distribuía las parcelas de tierra a trabajar. Si construyeron caminos, los Mayas desconocieron la rueda y los animales de tiro o de carga, pues no practicaron la economía ganadera intensiva aunque fueron diestros cazadores de animales silvestres que integraron su dieta alimentaria. Su habilidad artesanal se reflejó especialmente en la elaboración de tejidos de algodón y de una variada alfarería que posibilitó un activo comercio.


Religion

La religion de los Mayas era politeísta. Entre los dioses más importantes se encontraban Hunab Ku, creador del mundo; Ah Puch, dios de la muerte; Chac, divinidad de la lluvia a quien se le ofrecían sacrificios humanos; Itzmná, dios civilizador que enseñó a los hombres toda su sabiduría. La visión del infierno de los Mayas era el Mitnal, gobernado por Ah Puch, donde todo era sufrimiento. Sin embargo, los buenos y justos eran premiados con una eterna felicidad a la sombra de una cieba. Los sacerdotes eran los responsables del culto. Al frente de esta clase sacerdotal, se encontraba el sacerdote supremo, Ah Kin May, con funciones religiosas y políticas. Mientras que los Chilanes eran los sacerdotes del culto común.

Cultura y escritura

Los Mayas desarrollaron una escritura ideográfica de base jeroglífica y calendarios. Tenían un sistema numérico muy exacto que tenía como base el número veinte (sistema vigesimal) y conocían el cero que empleaban en sus operaciones. De todas las civilizaciones amerindias, los Mayas fueron los que desarrollaron mayores conocimientos astronómicos y calendáricos. El tzolkin (calendario sagrado) tenía 260 días repartidos en trece grupos de 20 días; el haab (calendario solar) constaba de 360 días repartidos en 18 grupos de 20 días cada uno.