Consejo de Indias

Wednesday, September 21, 2011

El Consejo de Indias era una institución especializada autónoma para administrar los asuntos americanos creada por Carlos I en 1519 pero que comenzó a funcionar plenamente a partir de 1524. Cuando las Indias quedaron incorporadas a la Corona de Castilla pasaron a constituir una simple dependencia de ese reino. En un principio, los monarcas, auxiliados por el arcediano de Sevilla, Juan Rodriguez de Fonseca (miembro del Consejo Castellano), se ocuparon personalmente de los asuntos indianos, pero con el tiempo se hizo necesario crear organismos especializados. La importancia de los descubriemtos y los problemas derivados de la conquista y administración de los nuevos y extensos territorios, obligó a Carlos I a crear el Consejo Real Supremo de las Indias, el cual era un organismo autónomo.

Funciones del Consejo de Indias

La competencia de este organismo abarcaba todos los aspectos de la administración colonial pero en lo fundamental entendía en los asuntos relacionados con el gobierno y la justicia. Las grandes atribuciones del Consejo de Indias hacían que las responsabilidades de las decisiones del gobierno indiano fuera un acto compartido con el monarca. El gobierno en América era ejercido, en realidad de los hechos, no por el rey solo, sino por el rey con el asesoramiento de su consejo, el cual era también el organismo que impulsaba la marcha administrativa y la sanción de las leyes.

Entre sus amplísimas atribuciones se contaban las siguientes: 1) legislativa: elaboraba la legislación a través de cédulas reales, reales órdenes, pragmáticas, etc., relacionadas con el gobierno indiano la cual entraba en vigor previa aprobación del monarca; 2) judicial: actuaba como tribunal supremo de apelación en los fallos dictados por las audiencias y la Casa de Contratación, y se encargaba de preparar los juicios de residencia de los altos funcionarios; 3) administrativa: proponía al rey el nombramiento de altos funcionarios (civiles, militares y eclesiásticos) del gobierno colonial, mantenía una constante comunicación con las autoridades de los dominios ultramarinos y vigilaba su conducta, designaba a los visitadores generales y a los jueces pesquisadores que estaban encargados de investigar las denuncias de irregularidades; 4) eclesiástico: se encargaba de defender al real patronato y de proponer al monarca los candidatos a ocupar las dignidades eclesiásticas y de dictar toda la legislación relacionada con la Iglesia.

El momento de mayor esplendor del Consejo de Indias se desarrolló durante los reinos de Carlos I y Felipe II. Pero, posteriormente, al crearse otros organismos especiales, sus facultades disminuyeron sensiblemente. Así, en la época del segundo de los monarcas, sus atribuciones en materia de hacienda fueron limitadas por el Consejo de Hacienda, que tuvo autoridad sobre la Casa de Contratación, requiriéndose su conformidad para realizar gastos en Españas de los fondos provenientes de Indias.