Morelos y Congreso de Chilpancingo

Sunday, September 25, 2011

El Congreso de Chilpancingo fue una asamblea de carácter legislativa y constituyente, constituida por diputados electos que representaban a distintas provincias mexicanas. Fue convocado por el sacerdote José María Morelos durante la guerra de independencia de ese país, empezando a sesionar el día 14 de septiembre de 1813.

La desaparición de Miguel Hidalgo no significó el fin de la revolución emancipadora. Por el contrario, en las provincias del sur de México había comenzado a actuar el sacerdote mestizo José María Morelos, quien había disciplinado efectivos y por más de tres años había luchado contra las tropas realistas, culminando su campaña militar con la toma de dos importantes ciudades: Ocaña en noviembre de 1812, y Acapulco al año siguiente. El enérgico virrey Félix María Calleja aplicó medidas dictatoriales que sólo sirvieron para aumentar el descontento contra las autoridades españolas. Fue entonces que Morelos convocó el Congreso de Chilpancingo, el cual declaró la independencia de Nueva España (México) el 6 de noviembre de 1813. Además, la citada asamblea hizo pública diversas reformas de orden social, administrativo y económico: abolió la esclavitud, estableció los derechos del pueblo sin distinción de clases ni de raza y ordenó el reparto de latifundios.

Declarada la independencia de su país, la brillante campaña de Morelos llegaba a su fin. El mexicano Agustín Iturbide, al servicio de los españoles, destruyó el prestigio militar del caudillo al derrotarlo en varios combates. De esta manera, la causa de la independencista había sufrido un duro revés. Morelos fue depuesto por sus propios compañeros y luego apresado por los realistas. Conducido a México, fue degradado, al igual que a Hidalgo, y fusilado en diciembre de 1815.

Aunque favorable a los realistas, la lucha contra los patriotas se desarrollaba con lentitud. De vuelta en el trono de España luego de la derrota de Napoleón, el rey Fernando VII depuso a Calleja y nombró virrey de Nueva España a Ruiz de Apodaca en septiembre de 1816, quien siguió una hábil política de concordia, aunque la guerra contra los patriotas mexicanos continuó hasta principios de 1821.