Constitución de los Estados Unidos de América

Monday, October 31, 2011

Aprobada en 1787, la Constitución de los Estados Unidos es la ley fundamental a través de la cual está organizado el Estado Federal norteamericano con su forma de gobierno y derechos y deberes individuales. A diferencia de los países latinoamericanos, los Estados Unidos de América no tuvieron mayores tropiezos políticos para llegar an un acuerdo común para sancionarla, y el lapso de tiempo desde la declaración de independencia (1776) hasta se aprobación en 1787 es relativamente corto. La aprobación de la Constitución de los Estados Unidos fue de gran trascendencia en la historia de la democracia moderna y sirvió de modelo a varias constituciones de naciones latinoamericanas.

Luego de la declaración de la independencia, los Estados Unidos de América afrontaron una nueva crisis político-económica que habían puesto en peligro la propia integridad de la nación. En ese entonces, la nación estadounidense carecía de un verdadero gobierno federal, pues la Confederación aprobada por todos los Estados en 1781, no creó un auténtico Poder Ejecutivo, sino que delegó todo el poder al llamado Congreso Continental que si bien poseía facultades gubernativas carecía de poder efectivo para hacer cumplir las decisiones aprobadas. La gravedad de la crisis forzó a los miembros del gobierno a encontrar alguna fórmula política que, sin desmedro de las autoridades locales, posibilitase una organización federal más efectiva.

A tal efecto, los delegados de Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Delaware y Virginia invitaron a los demás Estados de la Unión a una Convención Nacional, con el objeto de modificar los artículos de la Confederación de 1782. La Convención se reunió en Filadelfia en 1787. La pugna entablada entre los convencionales, con representantes de intereses contrapuestos, puso en peligro la continuación de la Asamblea. Un grupo consideraba indispensable dotar de gran fuerza y capacidad ejecutiva al Poder Ejecutivo; éstos eran llamados "federalistas". Otros temían que un gobierno fuerte lesionaría los intereses locales y sería semejante a una monarquía; estos últimos se llamaban "anti-federalistas". Finalmente quedó consagrado el Pacto Federal, que sentó las bases de la Constitución Estadounidense. En 1791, se aprobó las primeras diez enmiendas constitucionales en un solo paquete bus, donde están establecidas las libertades civiles y que se conoce en inglés como "Bill of Rights" ( Ley de Derechos).

Rasgos fundamentales de la Constitución norteamericana

1) El Poder Legislativo es bicameral: una Cámara de Representantes con un número de diputados proporcional a la población de cada Estado.
2) Los Estados gozan de autonomía política, excepto en los asuntos exteriores, en las fuerzas armadas y en recaudación aduanera.
3) El Poder Ejecutivo será ejercido por el Presidente de los Estados Unidos de América.
4) El poder Judicial será desempeñado por una Corte Suprema de Justicia y tribunales inferiores.

La Constitución de 1787 constituye un modelo de organización federal; además ofrece equilibrio entre la necesidad de centralización y las tendencias de gobernación autónoma. El primer presidente electo surgido por ésta Constitución fue George Washington.