Exploración del Amazonas

Tuesday, October 18, 2011

La exploración del Amazonas fue iniciada en 1541 por Gonzalo Pizarro, hermano de Francisco Pizarro, y concluida en 1543 por uno de sus oficiales, Francisco de Orellana.

Ante la deserción de Sebastián de Benalcázar, Francisco Pizarro resolvió comisionar a su hermano Gonzalo para que se hiciese cargo de los territorios conquistados en el norte en 1539. De esta manera, Gonzalo Pizarro llegó a Quito, se hizo cargo de la gobernación y tentado por las versiones de la existencia de canela y oro proyectó una exploración al Amazonas. En 1541, siguió a pie a lo largo del río Coca, sufriendo todo tipo de privaciones. Decidió entonces seguir por el río para lo cual ordenó construir una rústica barcaza en la que embarcó un reducido contingente conducido por Francisco de Orellana, con la misión de encontrar alimento y explorar la región. Gonzalo Pizarro mientras tanto debía esperar en las inmediaciones, pero ante la tardanza de su subordinado decidió regresar a Quito, lo cual significaba caminar más de 400 leguas en la selva y cruzar la cordillera. Sin embargo, exhausto y semidesnudos, llegaron a Quito en 1543.

Mientras tanto, Francisco de Orellana continuó con la exploración del Amazonas en la barcaza. Remontó el río Coca, pasando luego al Napo y por éste al río Amazonas. Decidido a no cumplir con las órdenes impartidas hizo construir otras barcazas, con las cuales navegó por el Amazonas hasta su desembocadura en el Atlántico. En el trayecto, el contingente español debió sostener duros combates con los naturales y al advertir la intervención de algunas mujeres indígenas en estas luchas, resurgió el antiguo mito de las amazonas, el que finalmente terminó por dar nombre a este río.

Orellana arribó a la isla de Cubagua que era un centro de pescadores de perlas y desde allí se dirigió a la isla la Española en el Caribe, con la intención de dirigirse a España para legalizar su situación. Una vez en la Península debió hacer frente a las acusaciones de Gonzalo Pizarro, pero a pesar de ellas, la Corona lo designó gobernador de las tierras por él descubiertas. Sin embargo, Orellana no pudo cumplir su cometido, pues falleció en América cuando estaba a punto de recomenzar la empresa.