Paleolítico Inferior

Monday, October 10, 2011

Las culturas englobadas bajo el término de Paleolítico Inferior, abarcan desde las apenas esbozadas piezas de la Cultura de los Guijarros (Pebble Culture), hasta los elaborados bifaces del Achelense. El período del Paleolitico Inferior está ocupado por los Australopithecus en sus dos especies: Homo habilis y Homo erectus.

2. LAS PRIMERAS INDUSTRIAS DE PALEOLÍTICO INFERIOR
La invención de los primeros utensillos es un hito importantísimo en el desarrollo de la corteza cerebral, sobre todo lóbulos frontal-temporal de los homínidos que se traduzco en una gran especialización motora de movimientos de sus manos y dedos y en la capacidad para articular un lenguaje. Las técnicas utilizadas y la función dada a estos objetos están muy relacionados con las actividades sociales y culturales. Las primeras evidencias de utensillos se han encontrado en Etiopía. La existencia de herramientas de piedras retocadas es una prueba evidente de la presencia humana ya que no existe ningún animal, ni siquiera los simios, capaz de tallar un chopper así como de transmitir este conocimiento tecnológico a su descendencia. Estos útiles generalmente están bien conservados, en cualquier caso mejor que los restos esqueléticos, y nos proporcionan información sobre su tecnología y su posible uso.
¿Que es un utensillo? Es una materia prima transformada por el Hombre en objeto re-utilizable para cumplir un propósito: matar y/o despellejar un animal, improvisar vestimenta de abrigo, ahuyentar las fieras, fabricar otro utensillo, etc. La palabra transformación es de gran importancia ya que algunos animales utilizan objetos; los chimpancés usan ramas para sacar a las termitas de sus nidos, algunos utilizan ramas o piedras para romper nueces, los quebrantahuesos lanzan piedras encima de los huevos para comérselos, etc., pero ninguno transforma la materia prima. La transformación de la misma confiere al útil un valor social.

3. EL PALEOLÍTICO INFERIOR EN ÁFRICA
Asociados a algunos restos de homínidos muy antiguos se han encontrado utensillos no manufacturados que sin duda pudieron haber sido empleados por nuestros antepasados. Pero la primera constancia de herramientas elaboradas procede de Hadar (Etiopía, hace 2,6 m.a.). Se trata de pequeños núcleos de basalto, cuarcita, andesita, etc. con unos levantamientos toscos que pueden estar localizados en una o en ambas caras; en algunos casos se han encontrado núcleos de los que se extrajeron lascas muy groseras. En otras estaciones (p.e. Valle del río Omo, Etiopía), donde la materia prima es escasa, los homínidos simplemente rompieron pequeños cantos rodados, obteniendo numerosos fragmentos con aristas cortantes. La cronología para estos útiles realizados en cuarzo oscila entre 2,3 y 2 m.a. Por tanto, hace unos 2,6 m.a. se generalizó este proceso tecnológico. Es posible que los autores de estas industrias fueran los australopitecos, pero hoy por hoy no se puede confirmar.

4. EL OLDUVAYENSE O CULTURA DE LOS GUIJARROS
En la garganta de Olduvai (Tanzania), se han encontrado una serie de estratos, cuya sedimentación abarca entre 1,8 y 500.000 años. Estos estratos estuvo frecuentado por Australopithecus robustus y Homo habilis. En varios niveles del estrato I, se han encontrado utensillos olduvayenses. El Olduvayense, incluido en el término genérico de Cultura de los Guijarros, se ha definido a partir de este primer nivel de Olduvai y Melka Kunturé (Etiopía), por la presencia de útiles tallados sobre cantos rodados; se trata de los llamados choppers (o canto tallado unidireccionalmente), realizados con uno o más levantamientos sobre una cara del canto, o bien los chopping tools (o canto tallado bidireccionalmente), artefactos algo más elaborados que presentan un filo sinuoso obtenido por percusión directa sobre las dos caras con una antigüedad entre 1,8 Y 1,6 m.a. Generalmente el filo se sitúa sobre uno de los ejes mayores pero también puede localizarse en cualquier punto del borde de la pieza. Los choppers olduvayenses tienen un ángulo de corte que oscila entre 80º y 100º, mientras que los achelenses lo reducen entre 70º y 80º. En esta fase inicial no existía un proceso de selección de un tipo de materia prima u otro, simplemente se cogía el canto que era más accesible y una vez transformado se utilizaba con diversos fines: cortar, machacar, golpear, etc. La gran variedad de formas, ángulos de corte y peso de estas primeras industrias, nos indican que debieron de ser utilizados para actividades muy diversas.

Aparte de estos utensillos, se han encontrado herramientas muy parecidos a las “raederas”, talladas sobre cantos y cuya función por el momento desconocemos.