Real Ordenanza de Intendentes de 1782

Wednesday, October 5, 2011

La Real Ordenanza de Intendentes fue una nueva división administrativa de los territorios españoles en América, firmada por Carlos III en 1782. Por esta Real Ordenanza, los vastos territorios de virreinatos, capitanías generales y demás territorios juridiccionales, quedaban divididos en nuevas entidades denominadas Intendencias. La decisión del rey Carlos III de firmar la Real Ordenanza de Intendentes se debió a las irregularidades administrativas en los virreinatos y fue tomada luego de que el asesor del monarca, José Gálvez, visitara México. A través del régimen de intendencia se procuró efectivizar una mayor centralización administrativa. Los intendentes, nombrados directamente por el rey, constituían el nexo de unión entre los organismos de gobierno residentes en España (Rey, Despacho Universal), y los intereses de las intendencias. La Real Ordenanza de Intendentes de 1782 dividió el Virreinato del Río de La Plata en ocho intendencias, que tomaron su nombre de las ciudades donde residirían los intendentes, y cuatro gobiernos subordinados: Intendencia de Buenos Aires, Intendencia del Paraguay, Intendencia de Córdoba del Tucumán, Intendencia de Salta del Tucumán, Intendencia de Potosí, Intendencia de Cochabamba, Intendencia de la Paz, Intendencia de Charcas. Los gobiernos subordinados fueron: Moxos, Chiquitos, Montevideo y las Misiones.

Una de las reformas más características de los borbónes fue la creación de las intendencias. Esta institución, típicamente centralista, procuraba dotar a los dominios ultramarinos de una administración gubernamental subordinada directamente a la monarquía. Como los borbones, el régimen de intendencia es de origen francés. Creado por Richelieu en Francia en el siglo XVII con la intención de centralizar la acción de gobierno, sirvió para desplazar a los nobles y colocar a miembros de la burguesía, lo cual trajo aparejado una mejor administración y un enriquecimiento de las arcas reales. Luego del período crítico de la Fronda, las intendencias reaparecieron durante el reinado de Luis XIV (abuelo del rey de España Felipe V) impulsadas por su ministro Colbert. En 1718, el rey Felipe V dispuso establecer el régimen de intendencias en España, pero la oposición de los miembros de la antigua burocracia creada por los Habsburgo, impidió su vigencia. Tiempo después, Fernando VI, insistió con la medida, pero correspondió a Carlos III reglamentar su instalación en Hispanoamérica.