Batalla de Formigny

Wednesday, November 23, 2011

La batalla de Formigny tuvo lugar el 15 de abril de 1450, hacia finales de la Guerra de los Cien Años y fue librada entre el Ejército Inglés y las fuerzas francesas, en las inmediaciones de Formigny, Francia. El resultado de la misma fue una gran victoria de los franceses comandadas por Carlos I de Borbón, conde de Clermont, marcando el fin de la presencia inglesa en el territorio francés.

El rey francés Carlos VII había aprovechado el tiempo que le dió el Tratado de Tours de 1444 para reforzar su ya poderoso ejército. En cambio las fuerzas inglesas estaban dispersas y mal conducidas por el débil monarca Enrique VI. En 1449, los franceses no cumplieron con lo pactado en el Tratado de Tours y se lanzaron a la ofensiva. Los ingleses sólo habían podido reunir unos 3.500 hombres para hacer frente los 6.900 franceses que incluía 1.250 caballeros bretones.

La batalla de Formigny se inició en la mañana del 15 de abril de 1450, cuando el conde de Clermont atacó los flancos de la formación inglesa. Sin embargo los ingleses contraatacaron con covertura de fuego de sus arqueros. En esos momentos de encarnizada lucha, llegaron al sitio de la batalla los caballeros bretones que hicieron la diferencia. Éstos atacaron uno de los flancos de los ingleses dividiéndolos en dos; de esta manera, el Ejército Inglés colapso en cuestión de horas ante los ataques franceses.