Papa Alejandro VI

Monday, November 28, 2011

Alejandro VI fue Papa de la Iglesia Católica desde el 11 de agosto de 1492 hasta su muerte el 18 de agosto de 1503; sucedió a Inocencio VIII y fue sucedido por Pío III. Alejandro VI pertenecía por parte de madre a la familia de los Borja (Borgia en italiano) y fue uno de los papas más controversiales en la historia de la Iglesia, siendo su nombre original Rodrigo Lanzol Borja.

Alejandro VI nació el 1 de enero de 1431, en Valencia, reino de Aragón, España. Su padre fue Jofré Lanzol Escrivá y su madre la aragonesa Isabel de Borja. Estudió Derecho en Bologna; en 1456, debido a la influencia de su tío el Papa Calixto III, Rodrigo Lanzol Borja (futuro Alejandro VI) fue nombrado vice-canciller de la Iglesia Católica. En 1471 fue nombrado obispo y cardenal de Albano (Italia). Cuando murió el Papa Inocencio VIII, los obispos lo nombraron su sucesor con el nombre de Alejandro VI.

Participó activamente en política internacional; se vió envuelto en un enfrentamiento con el rey de Francia Carlos VIII por la cuestión de la sucesión del reino de Nápoles, cuando Alejandro VI coronó al aragonés Alfonso II, negando las pretenciones del rey francés a dicho trono. Sin embargo, los franceses terminaron por ocupar Nápoles, lo que luego provocaría la Primera Guerra de Italia, donde los franceses fueron totalmente derrotados por la coalición de fuerzas españolas y los ejércitos pontificios.

La más grande ambición de Alejandro VI, era lograr que su familia, dominase toda Italia, la cual aspiraba a lograr, mediante las alianzas y convenientes enlaces de su familia con las más poderosas dinastías italianas, usando tales vínculos, en conjunto con el poder del Papado, para conseguir la sumisión de toda la península. Naturalmente, para tales objetivos, Borgia, como lo llamaban los italianos, se dedicó a tejer una red de entramados y coaliciones, impulsando el matrimonio de su hija Lucrezia Borgia con Giovanni Sforza, luego con Alfonso de Aragón y finalmente con Alfonso d'Este. Alejandro VI, además, en parte por sus orígenes valencianos, alineó a la Corona de Aragón, como su más poderoso aliado, al beneficiarlos en el proceso de distribución de tierras del nuevo mundo, además de otorgarles a los reyes españoles el título de Reyes Católicos.