Presidencia de Marcelo T de Alvear

Wednesday, November 16, 2011

Durante las elecciones presidenciales de 1922 que consagró a Marcelo Torcuato de Alvear, el mismo se encontraba en Francia en una misión diplomática. A mediados de septiembre de ese año arribó a Buenos Aires para asumir la presidencia el 12 de octubre de 1922. El doctor Marcelo T de Alvear realizó un gobierno de orden y progreso. Su mandato coincidió con el término de la crisis mundial de postguerra, lo que permitió mejorar la economía y las finanzas debido al aumento de las exportaciones y del comercio interior. Las buenas cosechas y las materias primas argentinas eran vendidas a buen precio en los mercados europeos, al par que los capitalistas extranjeros realizaban inversiones en la Argentina a la vez que gran cantidad de inmigrantes llegaban a sus puertos. Todo esto produjo el acrecentimiento de la riqueza y la valorización de la moneda (peso moneda nacional).

Durante la presidencia de Alvear se sancionaron algunas leyes de previsión social, como jubilaciones de bancarios y de maestros primarios. También fue reglamentado el trabajo de las mujeres y menores y se estableció la obligatoriedad del pago de los salarios en moneda nacional y no en vales, como se solía hacer en el interior del país, sobre todo en los ingenios azucareros de Tucumán.

Marcelo T de Alvear creó la dirección nacional de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, a cuyo frente fue puesto el ingeniero Enrique Mosconi, quien desarrolló una gran labor en defensa y aumentó de la producción petrolífera de Argentina. Con respecto a las fuerzas armadas, el ministro de guerra Coronel Agustín P Justo, renovó el antiguo material bélico, dispuso establecer la primera fábrica de aviones de Córdoba, construir algunos cuarteles en el interior del país y dotar a toda las tropas de fusiles Mauser y de pistolas Colt cal 11,25mm para la oficialidad. Nuevas unidades modernizaron la flota de guerra y se instaló la base de submarinos en Mar de Plata.

División del radicalismo

Desde el comienzo de su presidencia, el doctor Alvear siguió una línea política más democrática y transparente que no tardó en producir la división del partido Radical que lo había llevado al poder. La mayoría de los radicales continuaron bajo la dirección del caudillo Hipólito Yrigoyen, pero otros apoyaron al presidente bajo el nombre de "radicales antipersonalistas", es decir, contrarios a los sistemas personales, sujetos a las directivas del caudillo y del comité.

Cuando se aproximó el término del mandato presidencial, la agitación política se redujo a la lucha entre las dos fracciones del radicalismo. Los antipersonalista efectuaron una larga y extensa campaña proselitista y, luego de formar un frente único con los conservadores proclamaron la fórmula Leopoldo Melo-Vicente Gallo. Por su parte, el radicalismo personalista se mantuvo a la expectativa y poco antes de los comicios sostuvo el binomio Hipólito Yrigoyen-Francisco Beiró. Realizadas las elecciones en abril de 1928, la última fórmula se impuso olgadamente a la oficialista por 400.000 votos de diferencia. El doctor murió poco antes de la proclamación de los electos y entonces fue reemplazado por el Dr Enrique Martínez, para la vicepresidencia.