Puertos de las rutas comerciales hacia el Nuevo Mundo

Saturday, November 5, 2011

Las rutas comerciales entre España y América, trazadas a través del Atlántico, tuvieron a los puertos de Sevilla, Cádiz y Sanlúcar como punto de partida de la ruta marítima al Nuevo Mundo. Una real cédula expedida por Felipe II en 1561, erigió a Sevilla como puerto único. Tal resolución hizo que esta ciudad, situada a 90 kilómetros del mar remontando el Guadalquivir, se convirtiera en un emporio de la banca y la circulación monetaria capaz de solventar los créditos para financiar las expediciones ultramarinas. En consecuencia, todo este tráfico quedó en manos de los banqueros y mercaderes de la capital andaluza. Allí residió la Casa de Contratación y años después se fundó la Universidad y Cofradía de los Maestres y Pilotos de la Carrera de las Indias, que agrupaban a armadores y capitanes de ultramar a cuyo asesoramiento recurría la Casa de Contratación.

La necesidad de ahorrar los 90 kilómetros que había hasta Sevilla, hizo que se permitiese realizar los trámites del tráfico en el puerto de Sanlúcar, situado en la desembocadura del Guadalquivir. Por una resolución del año 1569, el puerto de Cádiz se sumó al complejo mercantil del monopolio indiano pues permitió que se descargaran en él las mercaderías de los buques provenientes de Indias, exceptuando aquéllos que traían metal precioso cuya descarga debía realizarse obligatoriamente en Sevilla.