Virreinato del Perú

Sunday, November 27, 2011

Estableciendo como su capital a la ciudad de Lima, el Virreinato del Perú fue creado en 1542 por Real Cédula firmada por Carlos I. De esta manera, se suprimió las gobernaciones de Nueva Castilla y Nueva Toledo. Aunque el primer virrey fue Blasco Nuñez Vela, fue el virrey Francisco de Toledo, nombrado en 1572, quien organizó y ordenó el Virreinato del Perú, el cual fue un districto o unidad administrativa de España que comprendió originalmente todas las tierras conquistadas por los españoles en América del Sud. El último virrey del Perú fue José de la Serna, quien estableció su capital en Cuzco durante la guerra de independencia peruana, siendo éste derrotado por los ejércitos emancipadores en la batalla de Ayacucho en 1824.

Lima fue la capital y el centro político y administrativo del Virreinato del Perú. El comercio de la zona estaba concentrado en el puerto del Callao al cual llegaban todos los navíos provenientes de Panamá teniendo una suerte de monopolio en el comercio regional, esto provocó el asedio de los piratas, el más famoso de ellos fue Francis Drake. Para evitar estas invasiones el virrey Melchor Navarra y Rocafull, Duque de la Palata mandó a construir las célebres murallas limeñas, para evitar nuevas invasiones.

Comercio entre España y el Virreinato del Perú

Anualmente salían de Sevilla, España, dos grupos de barcos cargados de mercaderías y escoltados por otros barcos de la marina de guerra española. El grupo de barcos que iba a México tomaba el nombre de flota y arribaba a Veracruz. Los que venían al Perú tomaban el nombre de galeones y llegaban, primero, al puerto de Cartagena y, de allí, pasaban al puerto de Portobelo. Allí en Portobelo, se realizaba una gran feria, a la que asistían los comerciantes limeños que hacían su arribo a este lugar, mediante la llamada Armada del Mar del Sur, hasta Panamá, y, luego, por tierra, atravesaban el istmo para llegar a Portobelo . Efectuadas las compras y ventas en Portobelo, los comerciantes se embarcaban, nuevamente, en la Armada del Mar del Sur y arribaban al Callao, desde donde enviaban las mercaderías por tierra a los pueblos y ciudades del interior del virreinato como Arequipa, Cuzco, Charcas, Buenos Aires, Santiago y Montevideo. De esta manera, el Virreinato del Perú se convierte en eje comercial de la colonia.