Pages

Friday, December 9, 2011

Guerra Fría

Se conoce como Guerra Fría al período de la historia del siglo XX que se caracterizó por un constante estado de tensión política y militar entre los países democráticos y capitalistas de Occidente, bajo la influencia hegemónica de los Estados Unidos, y el bloque comunista de naciones, lideradas por la Unión Soviética, que se inició inmediatamente terminada la Segunda Guerra Mundial, en 1946, y culminó con la caída del Muro de Berlín en diciembre de 1989. La Guerra Fría no fue un enfrentamiento militar directo entre las super potencias de ideologías antagónicas (EEUU-URSSR), sino una serie de presiones y amenazas militares a través de la carrera armamentista y el despliegue  de carácter disuasorio de misiles de medio y largo alcance con ojivas nucleares en plataformas de lanzamientos fijas y móviles en Europa (Alemania), Asia, América (Alaska y costa del Pacífico), siendo las plataformas móbiles los submarinos tridentes estadounidenses y los bombarderos estratégicos de largo alcance. Sin bien no hubo enfrentamiento militar directo entre la Unión Soviética y los Estados Unidos, si hubo luchas armadas pero en países sub-desarrollados, donde se enfrentaron las dos ideologías directamente y en forma de guerra de guerrillas o guerras de baja intensidad (Vietnam, Camboya, Laos, Cuba, Nicaragua, El Salvador, Peru, Angola, Colombia, Argentina, etc), exceptuando la Guerra de Corea, donde el conflicto fue intenso y feroz, con uso masivo de blindados, artillería y aviación militar y en donde se enfrentaron las fuerzas de la ONU (EEUU, Canada, Reino Unido, etc.) contra los ejércitos de Norcorea y la China Comunista de Mao Tse-tung.

Los primeros roces políticos y diplomáticos entre Occidente y el mundo comunista que desembocaron en la Guerra Fría comenzó en 1946 cuando el gobierno de Stalin reusó permitir elecciones libres en los países de Europa del Este (Yugoslavia, Hungría, Polonia, Rumania), invadidos por las tropas rusas durante la contraofensiva del ejército rojo en la fase final de la Segunda Guerra Mundial. En lugar de ello, el régimen de Stalin puso gobiernos marxistas títeres, haciendo de ellos países satélites de la Unión Soviética. De esta manera, las relaciones entre los aliados occidentales y los soviéticos comenzaron a deteriorarse un año después de haber terminado la Segunda Guerra. En un discurso dado en 1946, por el Primer Ministro británico Winston Churchill dijo que una "cortina de hierro" había sido desplegada sobre Europa por la Unión Soviética, desde el norte (Alemania) hasta el sur, en los Balcanes. Como consecuencia de ello, se formaron dos bloques antagónicos: uno democrático de economía de libre mercado, y el otro de regímenes personalistas basados en una economía estatal totalitaria sin propiedad privada y sin libertad de expresión. Para defender la soberanía e integridad territorial ante una posible invasión comunista, los países occidentales, encabezados por los Estados Unidos, se organizaron militarmente en torno a una alianza militar a la que llamaron Organización del Tratado del Atlántico Norte, conocida con la sigla OTAN; en repuesta a esta alianza, Stalin organizó su propia alianza militar de países comunistas, conocida como el Pacto de Varsovia.

El hito urbano que llegó a simbolizar la Guerra Fría en su máxima expresión fue el Muro de Berlín, construido por los soviéticos bajo el régimen de Nikita Krushchev en 1961, el cual aislaba a Berlín Occidental de Berlín Oriental (controlado por los comunistas). Para reducir o detener las fugas de alemanes hacia la zona occidental (libre), los alemanes orientales reforzaron el muro con alambres de púa y una cerca paralela al muro, demoliendo las casas en frente del muro para que los guardias pudieran tener buena visión para disparar contra todos aquellos que intentaran escapar a la Alemania libre y capitalista. Si el Muro de Berlín llegó a simbolizar la Guerra Fría, la Crisis de los Misiles Soviéticos en Cuba, en 1962, llegó a simbolizar el máximo grado de tensíon entre EEUU y la URSSR, poniendo al mundo al borde de una Tercera Guerra Mundial, que hubiera sido de características apocalípticas debido al poder de destrucción del arsenal nuclear de ambos bloques. El entonces presidente del Banco Nacional de Cuba e Instructor de las fuerzas armadas cubanas, Ernesto "Che" Guevara, había guestionado ante el gobierno soviético, la instalación de misiles con ojivas nucleares de alcance medio en la isla de Cuba. Cuando los norteamericanos descubrieron la construcción de las bases de lanzamiento y los misiles en fase de ensamblaje, a traves del avión espía U2, el Presidente John F Kennedy ordenó inmediatamente el bloqueo de la isla con la flota norteamericana con amenaza de hundir los próximos barcos soviéticos que traerían más material militar a la isla y/o pulverizar Cuba con un ataque fulminante. Finalmente, Nikita Krushchev, en un acto de prudencia (contrario a los actos demenciales del Che Guevara que quería atacar los EEUU con armas nucleares), desistió y ordenó el retiro de los misiles, cuyo ensamblaje no había sido completado, y los norteamericanos, a cambio de eso, se comprometieron a no atacar Cuba.

Finalmente fueron los países occidentales, bajo el liderazgo del presidente norteamericano Ronald Reagan, quienes ganaron la Guerra Fría, ya que la economía de la Unión Soviética, y del bloque de países comunista en su conjunto, no pudo sostener el gigantésco presupuesto militar para poder seguir equiparándose en fuerza con las fuerzas de la OTAN. Para ese entonces, los EEUU habían colocado en el espacio un sistema de satélites militares de detección y bloqueos de misiles intercontinentales soviéticos, conocido como Escudo Cósmico, o de Guerra de las Galaxia, los cuales eran capaces de hacer detonar en el espacio por medio de laser a misiles enemigos. Entre noviembre y diciembre de 1989, el tambaleante gobierno comunista de Alemania Oriental, autorizó el libre tránsito de ciudadanos alemanes, de ambas Alemanias, a través de lo que hasta esos momentos habían sido los puestos de controles militares.