Portaaviones norteamericanos

Friday, January 20, 2012

En la historia militar del siglo XX y XXI, los portaaviones norteamericanos han sido los más numerosos y más grande del mundo. En un principio, como en la mayoría de las naciones industrializadas, el acorazado había sido el buque insignia de una fuerza de tarea o flota de mar norteamericana; sin embargo, el teatro de operaciones del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial demostró que los portaaviones otorgaban una mayor capacidad de proyección del poderío naval y, por lo tanto, una mayor rapidez en alcanzar los buques enemigos a destruir a través de sus aviones cazas y bombarderos livianos, ya que se podía atacar una flota japonesa o realizar bombardeos de ablandamiento a las costas enemigas, previo a una invasión, o simplemente destruir bases militares, desde una gran distancia. En cambio los acorazados debían acercarce mucho más para realizar un ataque, y ello exigía más tiempo y exponerse más a los ataques del enemigo. Los portaaviones legendarios de este gran conflicto bélico fueron: el USS Yorktown CV-5 (hundido por los japoneses en la batalla de Midway), el USS Yorktown CV-10, el USS Enterprise CV-6, y el USS Hornet CV-12.

Todos los portaaviones utilizados en la Segunda Guerra Mundial, Guerra de Corea y demás conflictos de la Guerra Fría, eran impulsados por motores diesel, que incluyen a los super portaaviones de Clase Forrestal y Clase Kitty Hawk. El primer portaaviones en el mundo en ser impulsado con energía nuclear es el portaaviones USS Enterprise CVN-65, a partir del cual todos los super portaaviones norteamericanos fueron construidos con reactores nucleares, agregándole la letra N (de nuclear) a la CV. Actualmente, la Armada de los EEUU cuenta con 11 super portaaviones nucleares en servicio, y 2 en construcción: el USS Enterprise CVN-65 y los 10 portaaviones de Clase Nimitz, que incluye el USS Nimitz CVN-68, el USS Ronald Reagan CVN-76, el USS Carl Vinson CVN-70, el USS John C Stennis CVN-74, etc. Los dos portaaviones en construcción son el USS Gerald R Ford CVN-78 y el USS John F Kennedy CVN-79, los cuales pertenecerán a una nueva clase de portaaviones con nueva tecnología que incluirá un sistema de lanzamiente de aviones electromagnético, reemplazando a la de vapor. Todos estos super portaaviones pueden transportar entre 80 y 95 aeronaves, como los cazas F/A-18 Hornet y la nueva generación de caza supersónico y sigiloso de despegue vertical F-35 Lightning II.

Para misiones menores y de apoyo de tropas, la infantería de marina norteamericana también cuenta con 9 portaaviones menores, llamados buques de asalto anfibios, como el USS Bataan LHD-5 de la Clase Wasp. Estos portaaviones menores pueden llevar hasta 10 aviones de ataque de despegue vertical AV-8B Sea Harrier, 8 aviones de transportes de tropas (también de despegue vertical) MV-22 Osprey, más helicópteros de transporte y de lucha anti-submarina. También llevan en sus bodegas lanchas de desembarcos, que salen por la proa del buque.


Super portaaviones de la Clase Nimitz


Abajo: portaaviones de asalto de los marines norteamericanos