Submarinos norteamericanos

Thursday, January 5, 2012

Los submarinos norteamericanos componen una poderosa flota de 73 buques submergibles impulsados todos por energía nuclear, por lo tanto con una autonomía de navegación infinita. Pero no solamente es esto último lo que los caracterizan, sino que también su sigilo; sus cascos construidos con materiales especiales y sus turbinas de sistema hidrojets hacen de ellos submarinos indetectables, desplazandose en las profundidades de los oceanos y también por debajo de las capas de los hielos polares. A diferencia de los submarinos alemanes de la Segunda Guerra Mundial, los submarinos norteamericanos actuales no navegan en jauría (Rudel en alemán, Wolfpack en inglés), sino que viajan como escolta de un grupo de tarea, en las cercanías de un super portaaviones, o como un lobo solitario, navegando en las profundidades del mar listo para lanzar su poder devastador.

La flota de submarinos de la Armada de los EEUU está compuesta por cuatro clases: 1) los submarinos de ataque de la Clase Los Angeles, con un total de 43 en actividad; 2) los submarinos de ataque de la Clase Virgina, con 8 en actividad de un total de 30 en los planes; 3) los submarinos de ataque de la Clase Seawolf, que cuenta con 3 en actividad; 4) los submarinos balísticos Clase Ohio, también conocidos como Tridentes, los cuales suman un total de 18, de los cuales 4 de ellos fueron reconvertidos en submarinos cruceros misilísticos de ataque luego de la Guerra Fría.

Los submarinos de ataque norteamericanos están armados para atacar tanto blancos en tierra como en superficie marítima. Para los blancos en continentes, cuentan cada uno de ellos con un arsenal de 48 misiles cruceros BGM-109 Tomhawk, disparados desde sus 12 lanzadores verticales; para los blancos sobre superficie de mar, disponen de 16 misiles anti-buques Harpoon; y para hundir todo tipo de embarcaciones, estos submarinos de ataques también están armados con 24 torpedos Mark 48, disparados desde sus cuatro tubos lanzadores horizontales calibre 553mm. Los submarinos balísticos Clase Ohio reconvertidos en submarinos de ataque disponen de 154 misiles Tomahawk, en lugar de los 48 habituales.

Cada uno de los submarinos balísticos norteamericanos, de Clase Ohio, cuentan con un poder de destrucción que pueden enviar a medio planeta a la edad de piedra, ya que están armados, cada uno de ellos, con 24 misiles balísticos UGM-133 Trident II. Cada uno de estos misiles tienen en su cabeza 12 ojivas nucleares, de 475 Kt cada una, para doce blancos diferentes. Estos misiles Trident II tienen una alcance máximo de 12.000 km. Si multiplicamos 24 x 12 nos da 288, lo que quiere decir que un solo submarino de Clase Ohio puede borrar del mapa a 288 ciudades grandes. Muy pocos países tienen más de 50 ciudades.