Armada Británica

Thursday, February 9, 2012

Creada en el siglo XVI, durante el reinado de Enrique VIII, la Real Armada Británica es una de las más vieja del mundo. Tuvo un gran impulso durante el reinado de Isabel I hacia finales del mismo siglo y desempeñó un papel importantísimo en la creación del Imperio Británico en los siglos XVII y XVIII, llegando a contar con una flota de más 600 buques de diferentes tipos y llegó a ser capaz de imponer un bloqueo continental al Imperio Napoleónico, derrotando en una gran batalla épica a la flota franco-española en la Batalla de Trafalgar en 1805. En la segunda mitad del siglo XIX, fue la primera flota en tener los grandes acorazados, fruto de la Segunda Revolución Industrial, dejando atrás en el tiempo a los viejos buques de madera impulsados a vela. Sin embargo, luego de ceder el papel hegemónico en el dominio de los mares a la Armada Norteamericana después de la Segunda Guerra Mundial, la Armada Británica redujo notablemente el número de sus buques de guerra. Todos los barcos de guerra de la Marina Británica llevan el prefijo "HMS", el cual es la sigla en inglés de "Her Majesty Service", que traducido sería "Al Servicio de Su Majestad".

Buques de guerra en servicio de la Armada Británica

Actualmente, la Armada Británica cuenta con unos 80 buques de guerra de todo tipo. De estos 80 barcos, 34 son de primera línea y siempre listo para el combate: 1 portaaviones, el HMS Illustrious; 1 buque de asalto anfibio, el HMS Ocean, el cual puede llevar, aparte de sus vehículos blindados de desembarco, hasta 18 helicótoros de transporte de tropas y también de ataque (Westland Apache); 14 fragatas misilísticas Tipo 23; 5 destructores misilísticos, de los cuales 3 de ellos son de última generación, del Tipo 45; 2 buques de transporte y desembarco de tropa; 11 submarinos nucleares, de los cuales 7 son de ataque (6 Clase Trafalgar y 1 Astute), armados con torpedos, misiles anti-buques y misiles cruseros contra blancos en continente, mientras que 4 son submarinos balísticos armados con misiles termonucleares Trident II. Sin lugar a dudas, es esta flota de submarinos nucleares el arma más letal de la Armada Británica, ya que pueden hacer blanco desde miles de kilómetros de distancia.

Todos estos buques de guerra fueron construidos en Gran Bretaña por empresas británicas, utilizando materiales y equipos electrónicos más avanzados. En tecnología sus submarinos y sus tres nuevos destructores están a la par de los submarinos y destructores estadounidenses. Si bien actualmente Inglaterra tiene una solo portaaviones, a punto de ser transformado en buque de asalto anfibio, el gobierno británico ha encargado la construcción de 2 nuevos portaaviones de última generación: los portaaviones Clase Queen Elizabeth, que serán más grande que el HMS Illustrious de la Clase Invincible.