Revolución Bolchevique

Monday, February 13, 2012

La Revolución Bolchevique fue una gran insurrección de los trabajadores y campesionos rusos, conducido por intelectuales marxistas, primero contra el regimen zarista y luego contra el gobierno provisional de Kerensky en octubre de 1917, durante la Primera Guerra Mundial. La Revolución Bolchevique fue muy violenta y cambió la sociedad y economía rusa de raíz y en forma abrupta, estableciendo un gobierno de economía estatal extremadamente regulada con abolición de la propiedad privada; para evitar movimientos anti-revolucionarios y pro-zaristas, los bolcheviques realizaron una gran cazería de miembros de la nobleza que se propagó por toda Rusia como una ola criminal, que terminó con la ejecución de toda la familia real rusa: el Zar Nicolás II, su esposa, sus cinco hijos, el médico de la familia y las mucamas en julio de 1918.

Causas

Las causas de la Revolución Bolchevique son dos:
1) Intelectual, o filosófica: las nuevas ideas socialistas, sobre todo las de Karl Marx, que habían surgido en la segunda mitad del siglo XIX durante la Revolución Industrial y que propugnaban la igualdad social, la lucha de clases y la propiedad comunitaria de la tierra, fábricas y bienes. Los seguidores de las ideas de Marx se llamaron comunistas y en la rusia de la revolución: bolcheviques.
2) Política y social: la Segunda Revolución Industrial, que había traido mucha prosperidad y avance tecnológico, también había aumentado la desigualdad entre los burgueses propietarios de fábricas y las masas proletarias que debían trabajar doce o catorce horas diarias, sin un descanso dominical. En los países donde existía libertades básicas y democracia, los trabajadores se organizaron en sindicatos e iniciaron una larga lucha para conseguir mejores salarios y menos horas de trabajo, una lucha que sería lenta pero con el tiempo triunfaría y los trabajadores pudieron llegar a ser propietarios. Sin embargo, hasta la Primera Guerra Mundial, Rusia era el único país europeo que aun mantenía una monarquía absoluta, con todo el poder concentrado en la figura del Zar; no había elecciones libres, ni división de los poderes del Estado, y la organizaciones sindicales o gremiales estaban prohibidas. Esto creó una gran desigualdad social, resentimiento y hambruna en las clases bajas, especialmente durante los crudos inviernos, lo que se acentúo con la entrada de Rusia en la Primera Guerra Mundial, ya que se utilizaba muchos recursos para el frente de batalla y se descuidaba la ya frágil economía rusa.

Revolución

Durante una masiva protesta de mujeres trabajadoras en febrero de 1917, los ministros del Zar llamaron al ejército para sofocar la protesta. Pero las mujeres convencieron a los soldados que guardaran sus armas y las ayudaran en su causa. Estas tropas que desertaron pasaron a apoyar a los revolucionarios de todas las vertientes ideológicas, los que destronaron al Zar Nicolas II en ese mes de febrero, lo que se conoce como la "Revolución de Febrero". Con la caida del Zar se formó un gobierno provisional para gobernar en su reemplazo. Este gobierno provisional estaba compuesto por abogados, industriales, banqueros, etc, bajo la conducción del ministro Alejandro Kerensky. Sin embargo, este gobierno provisional cometió el error de continuar luchando en la Gran Guerra, lo que empeoró aun más el desabastecimiento y el descontento general.

Entonces, a este gobierno provisional de Kerensky se opusieron los soviéticos, que significaba consejo de trabajadore y campesinos, quienes empesaron a tomar sus propias decisiones. En ese entonces, en abril de 1917, regresó del exilio Vladimir Lenin, quien se unió al partido Bolchevique de Rusia, cuya meta era el derrocamiento del gobierno provisional y crear otro un nuevo gobierno, el gobierno de los proletarios. En esos momentos muchos soldados y oficiales de bajo rango comenzaron a exijir el reparto de las tierras, al igual que los campesinos. Sin embargo el gobierno provisional rechazó las demandas de redistribución de tierras.

El partido Bolchevique comenzó a convencer y adoctrinar a los trabajadore, campesinos y soldados para que comenzaran a apropiarse de las tierras por su cuenta. Pero en julio de 1917, los trabajadore fueron derrotados por las tropas del gobierno provisional, mientras Lenin pudo escapar y evitar ser capturado. En esos momentos, cuando todo parecía jugar en contra de los bolcheviques, sucedió dos acontecimientos imprevisto: el gobierno provisional lanzó una gran ofensiva en el frente de la Primera Guerra Mundial, comprometiendo gran cantidad de recursos, que terminó en un fracaso, ya que las tropas rusas fueron derrotadas por los alemanes; en agosto las tropas del gobierno provisional comenzaron a desertar en masa, dejando al gobierno de Kerensky sin apoyo. Estas tropas se volcaron a favor de los revolucionarios.

A principios de octubre, Lenin convenció al partido bolchevique que organizara una insurrección inmediata contra el gobierno provisional, que estaba bastante debilitado. De esa manera, los trabajadores armados, conocidos ya como guardias rojos, junto a otros grupos revolucionarios coparon oficinas de telégraphos, estaciones de trenes, bancos estatales y otros puntos estratégicos. Luego, miles de trabajadores tomaron el palacio de invierno de Petrogrado. De esta manera, el gobierno provisional había caído y reemplazado por un nuevo regimen constituido por los bolcheviques. De esta manera, sin saberlo, el pueblo ruso salía de la tiranía de una monarquía absoluta, pero para entrar en otro tipo de tiranía, el gobierno totalitario comunista de los bolcheviques. Rusía se llamaría Unión Soviética.