Segunda Revolución Industrial

Monday, February 27, 2012

Se conoce como la Segunda Revolución Industrial al período de desarrollo industrial que comienza en la segunda mitad del siglo XIX, alrededor de 1850, y que se caracteriza por las grandes innovaciones tecnológicas e inventos. Fue la continuación de la Primera Revolución Industrial, la cual había comenzado en el siglo XVIII con la industrial textil, pero con la diferencia que la segunda se destaca por sus inventores geniales y las dos nuevas formas de energía que aún hoy se utiliza: química (combustibles derivados del petróleo) y eléctrica (corriente alterna y contínua).

En su fase inicial, la Segunda Revolución Industrial tuvo un gran impulso con la industrial ferroviaria y los motores de vapor que impulsaban no solamente los trenes, sino que también los nuevos barcos de cascos de acero, tanto de cargas como los de guerra. De esta manera, se puede decir que en la fase inicial se destacan los dos componentes claves que iban de la mano: acero y motores de vapor.

Hacia fines del siglo XIX, irrumpe una nueva forma de energía con uso industrial: la electricidad. Aunque la comunidad científica ya conocía el fenómeno de la electricidad, fue hacia fines del siglo XIX que se logró la forma de generar electricidad en forma sostenida e intensa para la iluminación de espaciós públicos y para la industria con los motores eléctricos. Cuando Thomas Alvar Edison inventó la lámpara de vacio (foco) para iluminar, surgió la necesidad de un sistema generador de energía eléctrica; de esta manera, Edison y su equipo utilizaron generadores de corriente contínua. Sin embargo, éstos ocupaban mucho espacio, eran costosos y la distribución de este tipo de corriente no era posible a grandes distancias. Fue entonces, que un ingeniero norteamericano, inventor del freno de aire de ferrocarril, George Westinghouse, diseñó un sistema de distribución de corriente alterna; para esto usó un generador de corriente alterna Siemen que había importado de Alemania y un transformador de Francia, inventado recientemente por Lucien Gaulard. Hay que decir que los generadores de electricidad se originaron en el disco de Faraday, o motor homopolar, inventado por el físico inglés del siglo XIX, Micheal Faraday.

Con la invención del motor de combustión interna y su uso en autómibiles, primero en Francia y Alemania, y luego en los Estados Unidos, dió un inmenso impulso económico e industrial a la industria petrolera, la cual hoy en día tiene una gran importancia. Luego en el siglo XX, la industria del petróleo daría varias industrias y productos derivados, como el nylon y el plástico. A partir de 1910 aproximadamente, la industria de la aviación comenzó a adquirir relevancia, siendo las primeras aeronaves utilizadas en la Primera Guerra Mundial.