Guerra de Independencia Israelí

Monday, March 12, 2012

La Guerra de Independencia Israelí fue un conflicto armado entre Israel y los países árabes, en el Medio Oriente, desde el 15 de mayo de 1948 y marzo de 1949. Durante esta guerra Israel debió luchar por su existencia como nación soberana y como pueblo en contra de adversarios que lo superaban numéricamente y en armamento. Sin embargo, salió victorioso de la misma. De acuerdo a la Resolución 181 de la ONU, los judíos fundaron su Estado en el territorio concedido por la ONU, declarando su independencia el 14 de mayo de 1948, el día antes que expiraba el Mandato Británico en la región, bajo la conducción de David Ben-Gurión. Sin embargo, el nuevo Estado de Israel fue atacado e invadido por todos los frentes por los ejércitos de Egipto, Siria, Irak, Jordania y Líbano, quienes se oponían tajantemente a la existencia de un Estado judío en la región.

En una guerra desesperada y costosa, caracterizada por el uso en un principio de armamento improvisado por parte de los israelitas, pero con tácticas brillantes, Israel pudo frenar el avanze enemigo. Luego con el ingreso de armamento de contrabando desde Europa del este, las fuerzas israelitas lograron contraatacar e incluso invadir parte del territorio asignado por la ONU para los palestinos. Finalmente un cese al fuego fue firmado por ambos contrincantes, estableciendo el límite territorial a la línea del frente de batalla. Como resultado de la Guerra Árabe-Israelí de 1948-49, Israel pudo reafirmar su existencia como Estado Soberano ante el mundo en el territorio que la Resolución 181 de las Naciones Unidas les había asignado, más una porción del territorio palestino y la mitad de la ciudad de Jerusalén.

En la Guerra de Independencia Israelí ambos bandos utilizaron armamento de la Segunda Guerra Mundial, tanto como fusiles, sub-ametralladoras, morteros y aviones caza. Uno de los militares israelí que se destacó en el conflicto fue Moshé Dayan.