Guerra de los Seis Días

Wednesday, March 14, 2012

La Guerra de los Seis Días fue un enfrentamiento armado, corto pero muy intenso, entre Israel y los países árabes de Egipto, Siria, Jordania e Irak. Tuvo lugar en el Medio Oriente, desde Egipto hasta las Alturas del Golán, entre el 5 y el 10 de junio de 1967. Se puede decir que la Guerra de los Seis Días fue una continuación de conflictos anteriores, sobre todo de la Guerra de Independencia Israelí (1948-1949), siendo un intento más de los países árabes, que no reconocen aún la existencia de Israel como Estado soberano, de destruir la nación judía. A pesar de tener que luchar en tres frentes de batalla y de ser superado ampliamente en número, la Fuerza de Defensa Israelí logró detener el avance enemigo y contraatacar en todo los frentes en forma sistemática, aniquilando a sus enemigos. La clave estuvo en la supremacía aérea israelí, no tanto en la cantidad de aviones caza y de ataque, sino en la calidad de sus aeronaves y el talento y heroismo de sus pilotos. La victoria obtenida por Israel constituye una de las grandes proezas en la historia militar.

La Guerra de los Seis Días estalló en la mañana del 5 de junio de 1967, luego de tres semanas de mucha tensión, la cual había comenzado el 15 de mayo de 1967, cuando se supo que Egipto había concentrado gran cantidad de fuerzas militares en la península del Sinaí. Este gran despliegue de unidades militares egipcias en el desierto del Sinaí, que incluía decenas de unidades blindadas compuestas por tanques de fabricación soviética, fue acompañado por otras decisiones muy serias: la Fuerza de Emergencia de las Naciones Unidas en el Sinaí, que realizaban monitoreo y servían de fuerzas de amortiguamiento y contención en la frontera entre Egipto e Israel desde 1957, había sido evacuada el 19 de mayo ante las exigencias del gobierno egipto de Gamal Abdel-Nasser; luego, el 22 de mayo, la marina de guerra egipcia había procedido a bloquear el estrecho de Tiran, impidiendo el paso de los buques isrealí; el 30 de mayo Jordania se había unido a la alianza militar Egipto-Siria, colocando el grueso de su ejército a ambos lados del río Jordán bajo el mando de los generales egipcios; en los primeros días de junio Irak también se unió a los otros países árabes en un intento de destruir totalmente a Israel. También muchos contingentes militares de países islámicos, desde Algeria hasta Kuwait, arribaron a la zona, colocándose bajo el comando de las fuerzas Egipcio-Siria. Todas estas fuerzas árabes sumaban un total de 500.000 hombres y más de 2.900 tanques de guerra.



Sin embargo, el 5 de junio de 1967, cuando las unidades blindadas egipcias comenzaban a avanzar lentamente hacia el este por el desierto del Sinaí, la Fuerza Aérea Israelí, equipada con aviones Mirage III y Dassault Super Mystere, lanzó la Operación Foco, atacando en forma sorpresiva y fulminante las bases aéreas en el Sinaí y en Egipto. De esta manera, en un decisivo golpe que duró unas dos horas, los isrealíes destruyeron unas 350 aeronaves de la fuerza aérea egipcia, que incluían aviones cazas MiG-21, MiG-19 y bombarderos Tu-16, los cuales no tuvieron tiempo en despegar. Inmediatamente, la Fuerza Aérea Israelí lanzó otros ataques demoledores contra las bases aéreas jordanas y sirias, destruyendo gran cantidad de aviones de todo tipo. De esta manera, al finalizar el primer día de la guerra, las fuerzas aéreas de los países árabes había sido destruidas.

Al día siguiente, comandadas por el Gral Yishayahu Gavish, tres divisiones de la Fuerza de Defensa Israelí, que incluían unidades blindadas (con tanques británicos Centurion y Patton M48), de infantería mecanizada y paracaidistas, contraatacaron en la Franja de Gaza y en el Sinaí, luchando encarnizadamente contra 7 divisiones del Ejército Egipto, equipadas con tanques de fabricación soviética T-34, T-54 y T-55. La lucha en este frente de batalla duró cuatro días en forma continuada. La Fuerza de Denfensa Israelí concentró la mayor parte de su poderío contra el Ejército Egipto. Para el día 8 de junio, los israelíes habían logrado perforar las líneas enemigas y avanzado en tres ejes, destruyendo la unidades egipcias en movimiento de pinzas. Las tropas israelíes siguieron avanzando hasta llegar a las márgenes del Canal de Suez.



Una brigada de reserva de paracaidistas, bajo el mando del Coronel Mordechai Gur, se encargó de la defensa en las inmediaciones de Jerusalem, logrando perforar, con apoyo aéreo, las líneas del Ejército Jordano. La lucha en este sector duró un día y medio, hasta que el ejército enemigo debió retroceder con muchas pérdidas. La batalla contra el Ejército Sirio duró hasta el día 9 de junio, cuando las tropas israelí lograron abrir boquetes en las líneas sirias y penetrado en territorio enemigo en cuñas, desde donde se realizaron maniobras envolventes, fragmentando a las fuerzas sirias. En la mañana del día 10 de junio de 1967, las fuerzas de israel reanudaron su avance en las regiones norte y central de las Alturas del Golan. Regimientos de infantería y paracaidistas aplastaron los últimos focos de resistencia enemiga; el resto de las fuerzas sirias iniciaron una retirada desesperada.