Revolución Mexicana

Sunday, April 8, 2012

La Revolución Mexicana fue una guerra civil que tuvo lugar en México entre 1910 y 1920. Las causas principales fueron dos: una causa política en donde se gesta una creciente oposición al régimen del dictador Porfirio Díaz, exigiendo un final a las reelecciones fraudulentas; social: el descontento en la población rural de campesinos empobrecidos, sometidos a un régimen feudal y quienes pedían reparto de tierras. Para 1910, Díaz llevaba ya 34 años en el poder, gobernando México desde el año 1876, exceptuando el período 1880-1884, donde fue ministro de gobierno durante ese período presidencial de Manuel Gonzales Flores.

Díaz pudo mantenerse en el poder mediante fraudes electorales, apoyado por los grandes hacendados, que tenían grandes extensiones de tierras. El artazgo al régimen tuvo su pico en el año 1910, cuando Porfirio Díaz anunció que se sería nuevamente candidato a la presidencia de México. El candidato opositor, Francisco I Madero, también de clase adinerada pero democrático, fundó en 1910 el partido anti-reeleccionista. Cuando se anunció el resultado electoral, dando ganador por amplio margen a Díaz, Madero denunció fraude y el descontento popular se propagó por todo México. Apoyado por el caudillo popular, Pancho Villa, Francisco I Madero inició la Revolución Mexicana en el norte del país, en las ciudades de Agua Prieta y Juárez donde se libraron sendas batallas; mientras que las fuerzas del otro caudillo revolucionario, Emiliano Zapata, quien exigía reformas agrarias y repartos de tierras, derrotaba a las tropas federales en el sur, en la batalla de Cuautla, también en mayo de 1911. Esto forzó a Porfirio Díaz a renunciar y exiliarse.

Luego de la derrota de Díaz en 1911, Francisco Madero es elegido presidente de México. Sin embargo, como las reformas implementadas por el nuevo presidente eran muy pocas y tibias y no conformaban a sus aliados, sobre todo a Emiliano Zapata, Francisco I Madero fue perdiendo apoyo popular, lo que aprovecharon sus antiguos anemigos, partidarios del antiguo régimen, Félix Díaz (sobrino del ex-dictador) y Bernardo Reyes, para iniciar un levantamiento armado contra el presidente; este tuvo lugar en febrero de 1913, en México, y se lo conoce como la Decena Trágica, donde el General Victoriano Huerta, enviado a combatir a los rebeldes, traiciona al presidente, se une a los insurrectos y derroca a Francisco Madero, quien es ejecutado. Victoriano Huerta es proclamado presidente con el apoyo de las clases altas, ex-porfiristas. A partir de entonces la Revolución Mexicana entraría en una segunda fase, mucho más sangrienta que la anterior.

Los caudillos revolucionarios unen fuerzas nuevamente, esta vez para derrotar a Huerta, surgiendo en escena un nuevo líder, el constitucionalista Venustiano Carranza, comandante en jefe de las tropas de Coahuila y ex-aliado de Madero. La División del Norte de Pancho Villa, el Ejército Libertador del Sur de Emiliano Zapata y las fuerzas constitucionalistas de Carranza logran derrotar a las tropas federales de Huerta tras feroces combates en varios puntos del país; fue clave el desembarco de marines norteamericano en Veracruz, para impedir la llegada de armas de Europa para el ejército de Huerta. En agosto de 1914, Carranza, con apoyo de Alvaro Obregón, se proclamó presidente de México, con objeciónes de Villa y Zapata que seguían exigiendo el reparto de tierras. Las diferencias políticas entre carrancistas y villistas desembocarían en una tercera fase de la revolución, aún más sangrienta, en donde se enfrentarían los constitucionalistas de Carranza por un lado y los villistas y zapatistas por el otro.

Carranza tenía la ventaja de contar con el puerto de Veracruz, a través del cual le llegaría armamentos y provisiones. Con la capacidad militar de su general Alvaro Obregón, las fuerzas de Carranza fueron ganando territorio hacia el norte y hacia el sur y para 1918 los constitucionalistas tenían el control del 80% del territorio mexicano. En 1919, Emiliano Zapata es muerto en una emboscada tendida por tropas del gobierno; Pancho Villa firma un acuerdo en donde se compromete a abandonar las armas y retirarse a la vida privada; aunque sería asesinado en 1923. Mientras tanto Carranza había hecho aprobar una nueva constitución en 1917 y elegido presidente constitucional ese año. Al finalizar su periodo presidencial de 4 años, Carranza decide apoyar como candidato a Ignacio Bonillas, desairando a su general, mano derecha, Alvaro Obregón, quien le había ayudado a ganar la guerra. Éste, sintiendose traicionado por no haber recibido el apoyo del presidente, se levantó en armas contra Carranza quien fue derrocado y luego asesinado en Puebla. De esta manera, Alvaro Obregón es candidato a presidente y ganó las elecciones, asumiendo la presidencia de México el 1 de diciembre de 1920.