Australianos en la Guerra de Vietnam

Wednesday, June 27, 2012

Los primeros australianos en la Guerra de Vietnam fueron 30 asesores militares del del Ejército Australiano que arribaron a Vietnam del Sur en julio de 1962 con la denominación de Equipo de Entrenamiento del Ejército Australiano Vietnam (AATTV, las siglas en inglés). La razón por la cual el Secretario de Estado del gobierno de John F Kennedy, Dean Rusk, solicitó a Australia el envío de tales asesores, fue por la experiencia australiana en lucha en la selva que los australianos ya habían adquirido en las junglas de Borneo contra los japoneses en la Segunda Guerra Mundial, y, sobre todo, por la experiencia más reciente adquirida en guerra anti-guerrillera en las selvas de Malasia en el conflicto conocido como Emergencia Malaya (1948-1960). De este modo, estos primeros australianos se complementaron con los primeros Boinas Verdes norteamericanos, que también habían sido enviados a Vietnam en ese tiempo como asesores militares.

En 1965, el primer ministro australiano anunció el envío a Vietnam del Sur de un batallón; el 1er Batallón, Real Regimiento Australiano, que era una unidad de infantería compuesta de unos 700 hombres y que iban a Vietman ya no como simples asesores, sino a enfrentamientos directos contra el vietcong y el ejército norvietnamita. A esta unidad le siguió ese mismo año el 4to/19o Regimiento de Caballería Australina "Príncipe de Gales". Estas dos unidades, reforzados con otros elementos, conformarían la 1ª Fuerza de Tarea Australiana, con destino en la provincia sudvietnamita de Phuoc Tuy, apoyados por la 173va Brigada Aerotransportada Estadounidense, equipada con helicótperos artillados UH1 Huey.

Aparte de la gran experiencia que el Ejército Australiano había adquirida en lucha anti-insurgente en ambiente selvático, los Aussies, como se los llama a los Australianos, tienen otra ventaja adicional sobre el Ejército Estadounidense o cual ejército europeo; no es el armamento ni ninguna tecnología; es la personalidad y perfil psicológico que se moldea en la cultura australiana: el australiano es aun más flemático y calmado que un inglés al que se le adhiere la capacidad de resignación y entereza ante las adversidades; no se desesperan. Esto es fundamental en enfrentamientos de guerra de guerrilla en la selva, donde el sigilo, las operaciones furtivas, las emboscadas y el acecho son muy importantes. Si los norteamericanos eran presas de muchas emboscadas tendidas por los comunistas durante sus operaciones de "búsqueda y destrucción de objetivos", eran los australianos quienes emboscaban y aniquilaban a las tropas del vietcong, quienes tenían muchísimo respeto por estos rubios de carácter apacible y preferían evitarlos.

Uno de los triunfos más importantes obtenido por los australianos en Vietnam fue la batalla de Long Tan en agosto de 1966, donde una compañía de 110 australianos se enfrentaron a todo un regimiento del vietcong, compuesto de unos 2.500 hombres; los comunistas perdieron más de 150 hombres ante el fuego cruzado australiano y tuvieron que emprender la retirada. Detrás de esta meticulosidad para los detalles, paciencia, pasta y flema característica del soldado australiano, había una determinación y voluntad de acero inquebrantable. Ya lo habían demostrado en la Guerra de los Boers, en las trincheras del Somme de la Gran Guerra y en el desierto de Africa del Norte en la Segunda Guerra Mundial. Los ingleses lo sabían: los australianos eran tropas de alta calidad y de mucho valor.