Pages

Wednesday, July 11, 2012

Operación Tormenta del Desierto

La Operación Tormenta del Desierto fue una operación militar encabezada por los Estados Unidos, llevada a cabo contra el ejército irakí de Saddam Hussein en territorio de Kuwait e Irak, desde el 17 de enero hasta el 27 de febrero de 1991. El objetivo de la Operación Tormenta del Desierto era liberar a Kuwait de las fuerzas invasoras irakíes y al mismo tiempo alejar el peligro de una potencial invasión irakí a Arabia Saudita, ya que Saddam Hussein, el dictador de Irak, buscaba el control y monopolio de la producción petrolera del Medio Oriente.

El resultado de esta campaña militar, organizada por el presidente George Bush, padre, y apoyada por las Naciones Unidas, fue un éxito militar arrollador e impresionante, donde los EEUU e Inglaterra desplegaron los últimos adelantos tecnológicos en armamento, como las bombas inteligentes guiadas por láser y los misiles cruceros BGM-109 Tomahawk, lanzados desde el acorazado Missouri y submarinos en el Golfo Pérsico. Tras la retirada de las tropas de Saddam Hussein, quedaron en el campo de batalla varias divisiones del ejército irakí totalmente destruidas, con un saldo de 32.000 soldados irakí muertos en el campo de batalla y unos 80.000 heridos.

La Operación Tormenta del Desierto fue una parte de la Guerra del Golfo, que había comenzado con la invasión irakí de Kuwait en agosto de 1990. Fue una operación militar de gran envergadura, que incluyó fuerzas aéreas y terrestres de los diferentes países que componían la coalición internacional, apoyada por las Naciones Unidas. El grueso de esta gran fuerza militar estaba compuesto por tropas de los EEUU, Gran Bretaña y Francia, en ese orden.



Tanques Challenger 1 británicos penetrando el territorio irakí

Tanques Abrams M1 norteamericanos a la caza de los T-62 irakí