Causas de la Guerra de Irak

Friday, August 17, 2012

Las causas o motivos que llevaron a los EEUU a invadir Irak en 2003 e iniciar una guerra fueron tres: 1) las armas de destrucción masiva potencialmente ocultas en Irak, como armas químicas, biológicas y/o nucleares; 2) evitar que la red terrorista de Al Qaeda pudiera ocultarse en este país, bajo la protección de su dictador Saddam Hussein; 3) contar con una base de operaciones en el Medio Oriente para un control efectivo de las células terroristas de esta organización islámica. En resumen, la Guerra en Irak fue parte de la guerra global contra el terrorismo fundamentalista musulmán que había comenzado como consecuencia del atentado del 11 de septiembre del 2001. La causa no fue el petróleo como tan livianamente sostienen los medios y políticos de izquierda, ya que son muchos los países, en donde se permite la inversión extranjera, donde hay mucho más reserva de petroleo que en Irak (México, Noruega, Kuwait, Nigeria, Brasil, etc.). Además, una potencial explotación petrolera en Irak no justificarían los miles de millones de dólares en gastos militares. Hay que recordar también que en la historia de la humanidad hubo miles de guerras interminables y crueles, mucho antes que se conociera el petróleo y los motores de combustión interna. Y una de estas larguísimas guerras fue la guerra santa iniciada por el fundador del islam, Mahoma, contra los cristianos, judíos y gentiles en el siglo VII, y que Osama Bin Laden, al comienzo del siglo XXI, intentaba continuar para causar terror en Occidente.

Si bien Saddam Hussein era un dictador laico (musulmán Suni no practicante), era un tirano cruel e impredecible y que había usado en el pasado armas químicas para someter a la población kurda del norte de Irak, como así también durante la Guerra Iran-Irak (1980-1988), matando miles de personas, civiles y militares. Además, había en Saddam Hussein, y en los miembros de su gobierno, un hondo resentimiento hacia los EEUU y Europa por la derrota militar inflingida por éstos durante la Guerra del Golfo, en la cual varias divisiones del ejército irakí habían sido destruidas junto con sus aspiraciones de hacer de Kuwait una provincia irakí. Si bien los EEUU no encontraron armas de destrucción masiva en Irak (aunque pudieron haber sido trasladadas a otro país musulmán, como Siria e Iran, días antes de la invasión), lo que sí se descubrió fueron numerosas células islamistas que respondían a Al Qaeda y que tenían conexiones en Pakistán, Irán, Siria y Sudan.