Guerra de Irak (2003)

Friday, August 10, 2012

La Guerra de Irak comenzó en las últimas horas del día 19 de marzo de 2003, con un exitoso asalto anfibio y captura de los pozos petroleros en la península de Al-Faw y el puerto de Umm Qasr, en el sur de Irak, por parte de la 3ra Brigada de Comandos (Royal Marines) británica, apoyados por la Fuera Especial GROM poláca e infantes de marina norteamericanos. Seguidamente, a las 05:30 horas de la mañana del 20 de marzo de 2003, se infiltraron en territorio irakí desde territorio kurdo en el norte, Fuerzas Especiales, en coordinación con la CIA; a esa misma hora se escuchaban las primeras detonaciones de las bombas inteligentes anti-bunkers en el centro de Bagdad, lanzadas por aviones de la coalición. Ese mismo día, 20 de marzo, la 3ra División de Infantería Mecanizada del Ejército Estadounidense puso en marcha desde Kuwait, en el sur, lo que sería la punta de lanza de la invasión principal, avanzando en dirección sudeste-noroeste, hacia Bagdad; la segunda columna de invasión, lanzada también desde Kuwait, estaba compuesta por la 1ra Division de la Infantería de Marina Estadounidense (Marines). Mientras tanto, la 7a Brigada Acorazada Británica, conocida como las "Ratas del Desierto" se abrían camino hacia la ciudad de Basora desde el sur.

A pesar del éxito en el asalto y toma de los pozos petroleros y puerto de Umm Qasr por parte de los comandos británicos y polácos, la resistencia irakí en la zona fue dura, con un saldo de 15 tropas de la coalición y 50 irakíes muertos en combate. Sin embargo, los combates más feroces de la Guerra de Irak se desarrollarían en las ciudades de Nasiriyah, Basora, Karbala, y finalmente Bagdad. En la primera ciudad, la batalla fue librada entre los infantes de marina de la 1ra División Estadounidense y unidades del Ejército Irakí entre el 24 y 26 de marzo, con un saldo de 300 soldados irakíes muertos en combate. En Basora, fueron las Ratas del Desierto y elementos del Regimiento de Paracaidistas Británico que lograron finalmente capturar el centro de la ciudad el 6 de abril, luego de dos semanas de intensos combates contra unidades irakíes y la guerrilla de los fedayines. La capital del país, Bagdad, cayó finalmente el día 12 de abril del 2003, tras duros combates entre unidades de la 3ra División de Infantería e infantes de marina de la 1ra División por un lado, y la Guardia Republicana de Saddam Hussein, por el otro.

En mayo de 2003, el presidente de los EEUU, George W Bush, anunció la finalización de los combates, poniendo fin a la Operación Libertad Irakí, que era el nombre código de la campaña militar norteamericana para derrotar al dictador Saddam Hussein, quien sería capturado, luego de intensa búsqueda, el 13 de diciembre de 2003, en un pozo en una granja, cerca de la ciudad de Tikrit, a unos 150 km al noroeste de Bagdad. En el 2006, luego de un proceso judicial, fue sentenciado a muerte y ejecutado por ahorcamiento.

La clave para destruir y derrotar el gran poderío bélico de Saddam Hussein, con sus miles de blindados de fabricación soviética y china, fue: 1) el dominio del espacio aéreo desde un principio por parte de los aviones de la coalición; 2) el contar con helicópteros y aviones de ataque anti-tanques, como los AH-64 Apache y los A-10 Thunderbolt; 3) tener entre sus filas unidades de élite con mucha preparación física y mental y experiencia militar, como los SAS británicos y australianos, y los Boinas Verdes, SEALs y Delta Force  norteamericanos, algunas de las cuales habían sido infiltradas en territorio irakí varios días antes del comienzo de la invasión.

Comandante de las tropas de la coalición: General Tommy Franks