Batalla de Nasiriyah

Wednesday, October 3, 2012

La batalla de Nasiriyah fue una batalla de la Guerra de Irak, librada entre la 2da Brigada Expedicionaria de los Marines de los EEUU y fuerzas irakíes, desde el 23 al 29 de marzo de 2003, en la ciudad de Nasiriyah, Irak. El resultado de esta contienda armada fue una victoria de los marines.

Como parte de la 1ra Fuerza Expedicionaria de Marines, la 2da Brigada Expedicionaria había iniciado la invasión de Irak el 20 de marzo de 2003, partiendo desde Kuwait. En rápido avance en dirección sudeste-noroeste, los marines llegaron a los suburbios de Nasiriyah el día 23 de marzo. Ese día, un convoy de logística de la 3ra División del Ejército de los EEUU tomó un camino equivocado y cayó en una emboscada, siendo atacado desde los dos flancos por elementos de la insurgencia irakí (fedayines); como consecuencia de ello 11 soldados norteamericanos resultaron muertos y dos fueron tomados prisioneros (Jessica Lynch y Lori Piestewa). Sin embargo varios soldados lograron escapar de la emboscada e intercambiaron fuego con el enemigo.

En esos momentos, los marines de la 2da Brigada Expedicionaria que se encontraban en las cercanías intervinieron en ayuda de los soldados del ejército. Luego de rescatar a los hombres de logística del feroz ataque al que eran sometidos, los marines tomaron dos puentes sobre el río Eufrates para atacar a las fuerzas irakíes en la parte norte de la ciudad de Nasiriyah. La lucha fue feroz, casa por casa. Los elementos irregulares de Fedayines y algunas unidades del ejército irakí allí desplegado les tiraban con todo su arsenal disponible a las fuerzas de marines: ametralladoras, morteros, granadas anti-tanques autopropulsadas, cañones 105mm de algunos tanques irakíes de fabricación soviética, etc. Para aplastar algunos puntos de resistencia muy enconadas, fue necesaria la intervención de aviones de ataque A-10 Thunderbolt II. Finalmente, luego de seis días de encarnizada lucha, el 29 de marzo, los infantes de marina norteamericanos lograron aplastar los últimos focos de resistencia en Nasiriyah. Unos 300 soldados irakíes murieron en combate.