Estados Generales (1789)

Wednesday, October 24, 2012

Antes de la Revolución Francesa de 1789, los Estados Generales eran una asamblea de representantes de los tres estratos en que se dividía la sociedad francesa: el clero, que era el primer estado; la nobleza, el segundo; y la burguesía, artesanos y agricultores componían el tercer estado. Los dos primeros gozaban de privilegios, como exenciones impositivas (no pagaban impuestos), imponiendo toda la carga tributaria en el tercer estado. Durante las sesiones, cada uno de los tres estados se sentaban separados del uno del otro y tenían un solo voto por estado, sin importar el número de representantes.

La primera reunión de los Estados Generales tuvo lugar en la Edad Media, en 1302, y fue convocada por Felipe IV durante el conflicto que éste tenía con el Papa Bonifacio VIII; de esta manera se convirtieron en un órgano que aconsejaba al rey en tiempos de crisis, siendo su función principal la de aprobar nuevos impuestos o aumento de los mismos. Hacia finales del siglo XIV, las reuniones eran menos frecuentes, y entre 1614 y 1789 los Estados Generales nunca fueron convocados por los reyes franceses, tiempo durante el cual la monarquía absoluta en Francia tuvo su mayor apogeo y gloria, destacándose Luis XIV, quien sostenía que "el Estado soy yo". Sin embargo, debido al endeudamiento y a la crisis económica por las intervenciones francesas en las guerras europeas, en mayo de 1789, el rey Luis XVI convoca nuevamente los Estados Generales en busca de recursos para poder pagar su deuda. El 17 junio de 1789, los diputados del tercer estado, se declararon Asamblea Nacional, y el 9 de julio este mismo grupo se proclamaron Asamblea Nacional Constituyente, que puso límite al poder real, puesto que la Revolución Francesa ya había comenzado.