Guerra de Independencia Española

Saturday, January 5, 2013

La Guerra de Independencia Española, también conocida como Guerra Peninsular, fue un conflicto armado que tuvo lugar desde 1808 a 1814 en la península ibérica donde fuerzas españolas, inglesas y portuguesas lucharon contra el ejército francés invasor, durante las Guerras Napoleónicas. Una de las causas principal de esta contienda bélica fue el destronamiento de Fernando VII, quien fue abligado a abdicar y puesto en cautiverio en Francia, junto a su padre Carlos IV, siendo reemplazado en el trono por José Bonaparte, hermano de Napoleón; esto provocó un levantamiento del pueblo de Madrid contra las tropas francesas en apoyo de su rey el 2 de mayo de 1808. Esta rebelión popular contra del invasor se propagaría por toda España.

El origen del conflicto

La Guerra de Independencia Española tiene su origen cuando Portugal no quiso mantener el bloqueo continental contra de Inglaterra organizado por Napoleón Bonaparte. En un prinicipio España apoyó a Francia para intervenir en Portugal, ya que buscaba ventajas políticas y territoriales en ese país, permitiendo la entrada a territorio español de un ejército francés, bajo el mando de Andoche Junot, quien ocupó Portugal en noviembre de 1807 y el rey Juan VI y su familia huyó hacia Brasil. Aprovechando que parte del ejército invasor se encontraba en territorio español, Napoleón traicioneramente urdió una revuelta de palacio contro el rey español Carlos IV, quien fue reemplazado por su hijo Fernando, que asumió el trono como Fernando VII. Luego, el emperador francés hizo llamar para una reunión en Bayona al nuevo monarca español, quien, una vez en territorio francés fue obligado a abdicar. Acto seguido, Napoleón nombró a su hermano José rey de España. Esto provocó un levantamiento sangriento del pueblo de Madrid el 2 de mayo de 1808, el cual pudo ser sofocado recien el 15 de junio con la intervención de la Guardia Imperial Napoleónica y unidades de mamelucos.

Conflicto

Como consecuencia de la sangrienta represión francesa contra el pueblo madrileño, toda España se levantó en armas en guerra de guerrilla contra el invasor. Una junta central de gobierno se organizó en Sevilla, que gobernaría en nombre del rey cautivo Fernando VII, mientras que el ejército español, conducido por el general Francisco Castaños, obtenía su primera victoria militar contras las tropas napoleónicas en la batalla de Bailén el 19 de julio de 1808. Luego, las fuerzas españolas se unirían al ejército británico-portugués, comandado por el duque de Wellington, quién dirigiría las acciones bélicas principales contra los franceses, aunque el pueblo español, organizado en guerrillas, también causaría muchísimas bajas en las tropas invasoras. Bajo el mando de Wellington y el general Miguel de Álava, un ejército anglo-español-portugués derrotó en forma contundente al ejército francés, conducido por José Bonaparte y Jean-Baptiste Jourdan, en la batalla de Vitoria, en el norte de España, el 21 de junio de 1813. La guerra fue larga y feroz y se continuó hasta 1814, año en el cual el ejército napoleónico fue expulsado de España y derrotado totalmente en el sitio de Bayona el 12 de abril de 1814.