Unificación de Alemanía (1871)

Sunday, February 10, 2013

La unificación de Alemania se produjo el 18 de enero de 1871, en el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles, Francia, durante la Guerra Franco-Prusiana. En ese mismo acto solemne, el rey de Prusia Guillermo I, Hohenzollern, fue proclamado emperador de Alemania, unificándola políticamente en una sola nación. Pero el artífice de la unificación fue Otto von Bismarck, el astuto canciller prusiano, quien primero debió enfrentar a Austria y luego a Francia en dos guerras separadas; estos dos últimos países se oponían a la creación de un gran imperio e impedir la hegemonía prusiana en el continente.

Alemania tiene su origen en el Sacro Imperio Romano-Germánico, con Otto I el Grande en 962. Este imperio era a su vez la porción oriental del fragmentado Imperio Carolingio, que había sido fundado por Carlomagno en el año 800. Si bien había comenzado con Otto I, de la casa de Sajonia, fue durante el reinado de los Habsburgos que el Imperio Alemán, cuya capital era Viena, Austria, tendría su mayor apogeo. Sin embargo, el imperio comenzó a fragmentarse en principados y ducados independientes que desobedecían al emperador y al Papa, luego del Sisma Protestante en el siglo XVI, iniciado en Alemania por Martín Lutero. Después de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), los Habsburgo y Austria perdería toda hegemonía sobre el resto de los principados alemanes y Europa, quedando Alemania definitivamente dividida en muchos feudos hasta 1871.