Primera Guerra de los Boers

Monday, March 11, 2013


La Primera Guerra de los Boers fue un conflicto armado entre los Boers de la República Sudafricana (Transvaal) y el Imperio Británico, entre 1880 y 1881, en Sud Africa. Una de las causas principales de la guerra fue el descubrimiento de diamantes por parte de los Boers, lo que provocó una gran actividad minera y prosperidad, pero también despertaron los deseos de expansión de los británicos, quienes en 1877 anexaron el Transvaal. Sin embargo, tres años más tarde, en diciembre de 1880, los Boers de Transvaal se declararon una república independiente, precipitando la guerra contra los británicos.

Aunque los Boers no tenían un ejército regular, eran excelentes tiradores y muy valientes, ya que, aparte de granjeros también eran cazadores, endurecidos por años de guerras contra los zulus. A pesar de su superioridad númerica, los casacas rojas ingleses no pudieron vencer a estos feroces adversarios, que vestían ropa verde oliva, marrón o kakhi y se confundían en la vegetación, mientras que el uniforme rojo inglés hacía muy visible a la distancia al ejército imperial británico, convirtiéndose en blancos fácil para los Boers que atacaban de posición cuerpo a tierra o parapetados entre la vegetación.

La Primera Guerra de los Boers se disputó en cuatro enfrentamientos: las batallas de Bronkhorstspruit, Laing's Nek, Schuinshoogte y Colina de Majuba; en las cuatro, los británicos fueron derrotados, viéndose obligados a reconocer la independencia del Transvaal o República Sudafricana; los Boers, a cambio de ese reconocimiento, aceptaron a la reina victoria como su soberana.