Presidencia de Ronald Reagan

Tuesday, April 15, 2014

Ronald Wilson Reagan (1911-2004), del partido republicano, ocupó la presidencia de los Estados Unidos de América por dos periodos consecutivos, desde 1981 a 1989, durante la Guerra Fría. En las elecciones presidenciales de 1980, le ganó cómodamente al demócrata Jimmy Carter, encabezando la fórmula Reagan-Bush (padre), y en las del 1984 derrotó a Walter Mondale. Cuando accedió al gobierno de los EEUU en 1981, nadie se imaginó que un ex-actor de Hollywood llevaría a cabo una muy buena labor administrativa, ejerciendo un gran liderazgo a nivel mundial a cargo del gobierno de uno de los dos países más poderosos del planeta (el otro era la ex-Unión Sovíetica). Anteriormente había sido gobernador de California entre 1967 y 1975.

Gobierno

Política doméstica

No era fácil la tarea que debía llevar a cabo, Ronald Reagan, tanto en el aspecto doméstico como el internacional. Había heredado de Jimmy Carter una economía con estanflación, es decir, inflación alta con recesión económica, más una crisis energética, como consecuencia de la merma en la producción de crudo a nivel internacional debido a la revolución islámica iraní. Para solucionar los problemas económicos locales, Reagan pusó en práctica una política economica con dos objetivos: 1) bajar la inflación; 2) reactivar la economía. El paquete de medida puesta en marcha se llamó "reaganomics", que consistió básicamente en subir las tasas de intereses, hasta el 8 % anual, y bajar sensiblemente los impuestos para estimular las inversiones y generar empleo. El "reaganomics" tuvo éxito y sus frutos se dieron hacia finales de su primer mandato.

Política internacional

En el campo internacional Reagan debió terminar de gestionar la liberación de los rehenes norteamericanos retenidos en la embajada de los EEUU en Teherán por revolucionarios islámicos, que habían derrocado al Sha de Persia, trás el fracasado intento de Carter de liberarlos a través de una expedición militar del tipo comando, la fallida "Operación Garras de Aguila". También tuvo que lidiar con el ex-dictador de Libia Muamar Gadafi, quien ofrecía asilo político y entrenamiento militar a miembros de dos grupos terroristas: de la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) y a los del IRA (Ejército Republicano Irlandés). Como respuesta a este problema, que el demócrata Carter no supo solucionar, Reagan envió una fuerza naval al mar Mediterráneo, encabezada por los superportaaviones USS Forrestal y Nimitz.

Estos portaaviones realizaron maniobras militares frente a las costas de Libia con caracter disuasorio y presión geopólitica al régimen. Durante las maniobras de agosto de 1981, se prujo un incidente militar, en el cual dos aviones caza F-14 Tomcats derribaron a dos aviones libios de fabricación soviética Su-22 Fitter. En 1983 volvió a repetirse los incidentes, que incluyó el bombardeo al palacio de gobierno libio. Ese mismo años grupos especiales del ejército británico, los SAS, a instancia del gobierno norteamericano, atacaron y destruyeron los campamentos militares de las milicias de la OLP y del IRA.

En 1983, tropas cubanas habían sido enviadas por Fidel Castro en apoyo del gobierno marxista instaurado en 1979 a través de un golpe de Estado. Estudiantes estadounidenses se encontraban atrapados en la isla sin poder salir, al tiempo que se ejercía represión a la prensa y a las libertades individuales. En respuesta Reagan envió a los marines que tomaron la isla por asalto logrando liberar a los ciudadanos norteamericanos y a la población granadina.

En cuanto a la relación con la Unión Soviética, Reagan aumentó sensiblemente el poderío militar norteamericano, llevando a quince el número de superportaaviones y aumentando el número de submarinos tridentes. En respuesta al despliegue por parte de la Unión Soviética de los misiles balísticos tierra-tierra SS-20 en Europa del Este, Reagan hizo desplegar en Alemania del Oeste los misiles balísticos de alcance medio Pershing MGM-31. También creó un sistema defensivo espacial, compuesto por un sistema de satélites de observación y monitoreo y alerta tembrana, llamado el escudo cósmico o de "guerra de las galaxia".

Hacia finales del segundo mandato de Reagan, la economía soviética se hallaba extremadamente deteriorada y no pudo mantenerse a la altura de occidente, económica, defensiva y tecnológicamente, y, por lo tanto, colapsó. En diciembre de 1989, el muro de Berlín fue derribado, lo que al año siguiente facilitaría la unificación de las dos Alemanias.