Llegó realmente el hombre a la luna?

Sunday, June 1, 2014

En los últimos años, una prensa poco sería y de orientación ideológica de izquierda y anti-norteamericana inició una campaña de desprestigio haciendo correr la idea de que el viaje a la luna fue todo un montaje para engañar al pueblo estadounidense y a Occidente mismo. El que tenga un poco de inteligencia y sentido común, y sobre todo aquel que haya vivido esa época se dará cuenta de que el hombre no solamente llegó a la luna en un vehículo espacial, sino que alunizó y caminó en la superficie lunar, siendo el primer hombre en poner pie en ese satélite terrestre Neil Armstrong el 21 de julio de 1969, en su viaje en el Apollo 11. No solamente razonando se puede llegar a esta conclusión, sino que también hay pruebas irrefutables de que así haya sucedido en seis ocasiones hasta 1972, siendo la última vez en la misión del Apollo 17. Hay cuatro pruebas que lo demuestra.

Prueba Nro 1: la telecomunicación

Para llegar a la conclusión de que el hombre realmente llegó a la luna debemos razonar de la siguiente manera. La carrera espaciaĺ entre las dos superpotencias, EEUU y la Unión Soviética (Rusia) se inició cuando los soviéticos lograron poner en órbita al primer satélite artificial el 4 de octubre de 1957, el Sputnik I. Los norteamericanos no lo negaron, lo aceptaron como una hecho. Porqué? por la sencilla razón de que sus radares de seguimiento y estaciones receptoras no solamente captaron la salida al espacio del cohete soviético que lo puso en órbita sino que también recibieron las transmisiones del Sputnik I, ya que era un satélite de comunicaciones. De la misma manera, los estadosunidenses confirmaron al primer hombre en el espacio puesto por los soviéticos en abril de 1961. Para no dejarse ganar por los comunistas en la carrera espacial, el Presidente John F Kennedy puso en marcha el proyecto Apollo en mayo de 1961, con el objetivo último de poner al primer hombre en la luna y regresarlo a la tierra a salvo. Esto se logró en julio de 1969 y la Unión Soviética reconoció esta gran hazaña de la humanidad porque sus satélites espaciales captaron la salida del Apollo 11 y las señales de telecomunicación provieniente de la luna y no desde un montaje cinematográfico en la tierra, como tan ignorantemente algunos lo dicen.

Prueba Nro 2: fotografía

En las diferentes misiones Apollo, los astronautas llevaron con ellos cámaras fotográficas para sacar fotos de su caminata y exploraciones lunares con el vehículo lunar. Estas cámaras no eran cámara digitales por que aún no existían, sino que eran camaras tradicionales que usaban películas (celuloide), y es precisamente en este material real y tangible e inalterable (no se le puede hacer fotoshop al celuloide) donde está registrada la imagen más espectacular y que es prueba de que el hombre estuvo en la luna: la foto de la tierra sacada desde la luna, como así también de los mismos astronautas en ella.


Tomada con cámera Hasselblad 5000EL desde el modulo lunar del Apollo 11

Prueba Nro 3: imágenes de las huellas que dejaron

Las sondas espaciales y los orbitadores lunares enviados en viajes de exploración al espacio años más tardes por la agencia espacial norteamericana (NASA) transmitió las pruebas irrefutables que demuestra en forma contundente de que el hombre realmente caminó por su superficie en las diferentes misiones del proyecto Apollo.

Abajo: diferentes imágenes de huellas de pisadas y de las ruedas del vehículo lunar obtenidas por sondas espaciales




Prueba Nro 4: sentido común

Por último, usemos el sentido común. No le parece ingenuo pensar que la NASA y el gobierno norteamericano gastó miles de millones de dólares en un proyecto solamente para engañar por que sí. ¿con qué sentido? Si con todo ese dineral, el partido demócrata que gobernaba entonces los Estados Unidos pudiera haber hecho tantas obras concretas en la tierra para su pueblo y ganarse la eterna popularidad y ser elegido como partido por muchas décadas y mantenerse así en el poder. Los norteamericanos fueron testigos, sobre todos aquellos que iban al centro espacial John F Kennedy a presenciar y a filmar y sacar fotos del despegue de tan tamaño cohete, como fueron los Saturnos V. Todos estos cohetes, los que tuvieron éxitos y los que estallaron en el intento, como el Apollo 1, cuyos tres tripulantes murieron en la explosión, costaron millones y millones de dólares. Los cadáveres calcinados de Virgil I Grissom, Edward H White y Roger B Chaffee del Apollo 1 fueron reales; no fueron maniquí. Todos vieron a los cohetes que tuvieron éxito ascender y dirigirse al espacio y no a otro lugar. No solamente los soviéticos confirmaron el viaje a la luna, sino también la comunidad científica internacional. No se los pueden engañar a los premios nobeles en fisica, puesto que muchos físicos brillantes participaron de esta hazaña, como el alemán Werner von Braun. No creer que el hombre llegó a la luna es no creer en la ciencia, es no creer que el hombre invento el avión y los cohetes, las computadoras, internet, el celular que ud está usando, la televisión, la radio; es no creer que el hombre descubrió la penicilina, y el microscopio electrónico, con el cual se puede observar microorganismos que nunca nos hubieramos enterado de sus existencia. No creer que el hombre llegó a la luna a pesar de todas las pruebas es ser un ignorante.

Video del despegue del Apollo 15 demostrando que la nave espacial fue al espacio con los tres tripulantes abordo y no a un estudio de filmación en la tierra.



Artículo escrito por Carlos Benito Camacho