Autoridades residentes en Hispanoamérica colonial

Wednesday, October 8, 2014

Aunque debían responder a la Corona española, que había organizado una burocracia centralizada en la península ibérica, las autoridades coloniales residentes en América llegaron a actuar con cierto grado de independencia, debido a la distancia, el aislamiento geográfico y a la lentitud de las comunicaciones. De ahí que la Corona fomentó una serie de superposiciones para evitar que los funcionarios adquiriesen demasiado prestigio personal con un manejo discrecional de los asuntos públicos.

Adelantados

La etapa inicial de la conquista estuvo a cargo de los adelantados, quienes ejercían el mando militar y civil de las nuevas tierras. Al superarse la etapa histórica de los descubrimientos, los adelantados fueron paulatinamente desapareciendo y fueron reemplazados por una alta burocracia colonial designada por el Consejo de Indias.

Gobernadores

Fueron los reemplazantes naturales de los adelantados. Los gobernadores eran funcionarios a sueldo de la Corona, propuestos por el Consejo de Indias para un período más o menos fijo, generalmente de 5 años. Aunque ejercían amplias funciones, no firmaban capitulaciones ni tenían privilegios especiales. Tenían facultades administrativas, militares y judiciales. En este último aspecto, intervenían cuando la gran distancia de la Audiencia impedían su actuación. En tales casos, los fallos del cabildo podían ser apelados ante el gobernador.

Corregidores

Constituían una institución típicamente castellana que se trasplantó a Indias en la primera mitad del siglo XVI. En Castilla, los corregidores eran funcionarios de la monarquía encargados de ejercer el gobierno y la justicia en las ciudades. En América se designaron también otros tipos de corregidores destinados a gobernar un pueblo de indígenas. Los que actuaban en las comarcas pobladas por españoles dependían del presidente de la Audiencia, siendo el título completo de su oficio el de "Corregidor y Justicia Mayor". Su jerarquía era inferior a la de los gobernadores.

Teniente

Este cargo se nombraban tanto en las gobernaciones como en los corregimientos. Con una jerarquía administrativa inferior, los tenientes cumplían mandatos específicos dictados por el gobernador o el corregidor.

Presidente

Con este título se designaba a los gobernadores que eran, a la vez, presidentes de las Audiencias. Se hallaban subordinados a los virreyes.

Virreyes

Eran los representantes directo del rey con la facultad de ejercer la autoridad suprema dentro de su jurisdicción. Estos funcionarios encarnaron al Estado español en Indias y tuvieron una serie de atribuciones nunca igualadas hasta entonces. En los primeros tiempos, el nombramiento era de carácter vitalicio, pero posteriormente se fijó un término, de tres a cinco años, aunque hubo virreyes que excedieron ese período en el desempeño de sus funciones. Los virreyes eran jefes civiles y militares dentro de su jurisdicción, nombraban a los funcionarios coloniales menores (laicos y eclesiásticos), eran comandante en jéfe de las guarniciones de su virreinato y tenían a cargo la justicia militar. También fijaban las normas a las que debían ajustarse los gobernadores y otros funcionarios en el desempeño de sus actividades públicas. Presidían la Audiencia y ejercían el vicepatronato.