Hombre prehistórico americano

Wednesday, October 1, 2014

La vía de acceso que utilizó el hombre prehistórico para penetrar en América del Norte fue el camino obligado del estrecho de Bering, que separa este continente con Asia por solo algunos kilómetros. En determinada época de la Era Cuaternaria, la acumulación de hielo sobre la superficie terrestre hacía descender en forma considerable el nivel de las aguas. En esos períodos, en lo que ahora es un estrecho marítimo, era una amplia playa de varios kilómetros. Si consideramos la teoría de Paul Rivet, hay que adminitir también la existencia de nuevas migraciones a través del Oceáno Pacífico para la América Central y del Sur.

Los más antiguos elementos de piedra trabajado por el hombre en América se han encontrado en los Estados Unidos, en las excavaciones realizadas en Nueva México. Los hallazgos de importancia se localizan en tres lugares: 1) en la llamada Cueva de la Sandía, se rescataron puntas de lanzas cuya antiguedad se calcula en 20.000 años; 2) en Folsom, también Nuevo México, se encontraron huesos de una especie extinguida de bisonte junto con puntas de piedras trabajadas por el hombre; 3) en Clovis se descubrió puntas de proyectiles arrojadizos, acanalados en la superficie. No se encontraron ningun resto humano correspondiente a los hallazgos mencionados.

Si nos dirigimos hacia el sur del continente, la antiguedad de los elementos prehistóricos no es tan considerable. Cerca de la ciudad de México, el conjunto arqueológico denominado Cultura de San Juan, donde se hallaron restos de un cazador prehístorico que habitó la zona con una antiguedad de 9.000 años.

En Brasil fueron de importancia los trabajos arqueológicos del danés Lund, quien encontró en la región de Lagoa Santa restos fósiles de unos treinta individuos, algunos de ellos con huellas de muerte violenta. Nuevos estudios realizados en los últimos años en el mismo yacimiento han permitido calcular la antiguedad de estos restos en 10.000 años.

En la Patagonia austral, el norteamericano Bird recorrió los canales magallánicos y encontró restos de animales fósiles y puntas de lanza y flecha hechas en piedra de una antiguedad de 9.000 años. El asutríaco Menghin practicó excavaciones cerca de Puerto Deseado, provincia de Santa Cruz, y halló restos prehistóricos cercanos a los 10.000 años.