Régimen monetario en hispanoamérica

Saturday, October 4, 2014

Durante los primeros años del período colonial, la economía hispanoamericana atravesó diversas etapas antes de imponerse un régimen auténticamente monetario. Basicamente, éstas son tres: 1) el trueque, que fue el modo inicial de intercambio con los indígenas, utilizado sobre todo por el conquistador; 2) pago en especies, como haces de tabaco, semillas de cacao, varas de tela y animales, los cuales suplían la moneda; 3) pago en metálico no amonedado, como oro, plata, bronce, e incluía piedras preciosas.

Con el tiempo, la corona española esteblecería en América instituciones donde se acuñaban las monedas, que son de uso práctico en el comercio. De este modo, se establecieron en México, Lima, Bogotá y Potosí instituciones donde se las acuñaban, las cuales recibían el nombre local de "cecas", pero que eran las Reales Casas de Moneda. El sistema empleado por ellas era bi-metalista, es decir, que se basaba en la utilización del oro y la plata, aunque también se llegaron acuñar monedas de cobre como el maravedí y el cuartillo, pero no se utilizaron mayormente.

Las monedas de oro eran: la onza, o doblón de ocho escudos, llamada pelucona por tener la efigie del rey, el doblón de cuatro escudos, el doblón de dos escudos y el escudo. Todas estas monedas de oro eran de circulación restringida, ya que las más comunes eran las de plata. Éstas eran: la onza de plata (o patacón), el real y el cuartillo. La primera equivalía a ocho reales.

La escasez de circulante obligó a los comerciantes minoristas a cortar las monedas por mitades y por cuartos utilizando un formón. Estas piezas recibían el nombre de macuquinas. Pero también llegó a haber faltante de monedas cortadas, lo que obligó a esos mismos comerciantes a emitir señas, o sea monedas particulares, groseramente realizadas en estaño, plomo y aún madera, que entregaban como vuelto a sus clientes.