Administración colonial del Brasil

Tuesday, November 25, 2014

En 1548, la Corona Portuguesa decide dar al Brasil una administración parecida a la estructurada por España para sus colonias americanas. Revoca entonces los poderes políticos otorgados originalmente a los anteriores donatarios, sin tocar sus dominios territoriales que constituyeron la base económica de su poder y crea un gobierno general con sede en la ciudad-fortaleza de Bahía. El primer gobernador, al cual debían someterse todos los capitanes, fue Tomé de Souza. A este funcionario le sucedio Duarte de Costa; durante su gestión los franceses se instalaron en Río de Janeiro. El tercer gobernador fue Men de Sá, quien se distinguió por su hábil menejo de los asuntos administrativos, expulsó a los franceses, sometió a los indígenas, favoreció la evangelización, ordenó la fundación de la ciudad de Río de Janeiro, realizada en 1565 por su sobrino Estacio de Sá.

En 1580 ocurrió un hecho importante en la vida política portuguesa: las cortes de ese país aceptaron como rey al español Felipe II, con lo cual se produjo la unidad ibérica en una sola corona. No obstante, el nuevo monarca y sus sucesores siguieron un política prudente; respetaron los privilegios de la nobleza y las instituciones locales y designaron a funcionarios portugueses en los dominios lusitanos de ultramar, con lo cual las dos administraciones coloniales subsistieron de modo independiente pero moderadas por Madrid. La unidad peninsular se mantuvo hasta 1640, año en el que se produjo un movimiento que separó a Portugal del dominio español.