Antecedentes de los cabildos

Friday, November 14, 2014

Como casi todas las instituciones indianas, los cabildos tenían antecedentes en la península ibérica y se remontaban a épocas medievales. Los Concejos de Castilla y León, los cabildos de Aragón y Navarra y los consells de Cataluña son los antecedentes más remotos de estos organismos que debieron su desarrollo a los fueros y cartas pueblas concedidos por los reyes a los señores en la época de la Reconquista Española.

Estos organismos municipales se fueron afianzando durante toda la Edad Media, advirtiéndose en ellos el predominio de la burguesía. Sin embargo, paulativamente, el fortalecimiento del poder real trajo aparejado una mayor injerencia de la Corona en los asuntos de las ciudades. A principios del siglo XVI los cabildos españoles entraron en crisis. La Revolución de los Comuneros fue severamente reprimida, y Carlos I, en la batalla de Villalar (1521), terminó por consagrar sus principios absolutistas al derrotar al poder municipal alojados en los consejos castellanos.

Desde entonces, estos subsistineron como organismos sumamente restringidos por el poder real, con la pérdida de muchos de sus antiguos privilegios.