Audiencias de Indias

Wednesday, November 12, 2014

Las Audiencias de Indias se crearon según el modelo de las Reales Audiencias y Cancillerías de Valladolid y Granada, pero, tal como sucedió con otras instituciones trasplantadas a América, pronto se diferenciaron de las peninsulares. Se clasificaron en tres categorías: virreinales, radicadas en la capital de un virreinato y presididas por un virrey; pretoriales, presididas por un capitán general; y subordinadas, que tenían su propio presidente.

Composición

Estaban compuestas por cinco jueces llamados oidores, dos fiscales, un canciller, un escribano y un alguacil. Los oidores eran directamente nombrados por el rey y estaban sujetos a las mismas restricciones que los virreyes, conservando sus cargos siempre y cuando observasen buena conducta.

Funciones

Las Audiencias de Indias se ocuparon fundamentalmente de la administración de justicia pero además ejercieron otras importantes funciones, como ser: 1) actuaban como órganos consultores de virreyes y capitanes generales, constituyendose en Consejos de Estados; 2) intervenían en los conflictos suscitados entre autoridades civiles y eclesiásticas; 3) ejercían la fiscalización de todos los actos de gobierno, incluidos los de los virreyes; 4) intervenían en todo los relacionado con la protección de los indígenas; 5) actuaban en forma provisoria como virrey, cuando éste moría o debía retirarse por enfermedad hasta que la corona nombrase otro.

Como tribunales de justicia, las Audiencias de Indias entendían en los pleitos civiles y criminales y actuaban en la apelación de las sentencias dictadas por los cabildos. Aunque en los juicios criminales no había posibilidad de apelación, en los civiles, cuando sobrepasaban un monto determinado, podían ser apelado ante el Consejo de Indias.