Establecimiento de la corte portuguesa en Brasil

Friday, December 12, 2014

En 1807, las tropas francesas invadieron Portugal, debido a que este país se resistió a cumplir las disposiciones relativas al bloqueo continental contra Inglaterra ordenada por Napoleón. Por esta razón, el príncipe Don Juan de Braganza, regente de Portugal, desde que su madre la reina María enloqueciera, decidió trasladarse con su corte al Brasil. El embarque del numeroso séquito real, que incluía los nobles y sus familias, como así también el alto clero, más soldados, se realizó en un convoy integrado por más de ochenta buques mercantes y catorce navíos de guerra para la custodia.

Una vez en Brasil, el príncipe regente propició de inmediato algunas medidas tendientes a ganarse las simpatías de los colonos nativos. Abolió el monopolio comercial, apoyó la industria, construyó muelles, habilitó nuevos establecimientos educativos e instaló un banco. El objetivo de la política económica de Don Juan apuntaba apoyar los intereses portugueses en la región. Paralelamente, la vida social sufrió un importante transformación. Con la instalación de la imprenta aparecieron los periódicos locales y posteriormente se levantó un teatro que constituyó la cita obligada de la encumbrada sociedad cortesana y aristocrática.