Montoneros

Sunday, March 1, 2015

Por Carlos B Camacho

El origen de los montoneros, el grupo terrorista de extrema izquierda que azotó al país en la década de 1970, lo podemos encontrar, paradójicamente, en el peronismo. ¿Porqué digo "paradójicamente"? Porque el partido fundado por el Gral Juan Domingo Perón comenzó, a pesar de su populismo pseudo-socialista, como un movimiento político nacionalista y, por lo tanto, de extrema derecha, apoyado por intelectuales e historiadores de tendencia rosista (de Juan Manuel de Rosas), quienes eran contrarios a los sarmientistas (de Domingo F Sarmiento). Los primeros apoyaban a Perón, y los segundos a la continuación de la República y la división del poder, establecida con la aprobación de la Constitución Nacional en 1853. Cuando comenzaron la lucha armada en 1969, esta organización clandestina pro-castrista tomó el nombre de montoneros para emular a las montoneras de los caudillos del interior de la segunda mitad del siglo XIX, como el Chacho Peñaloza, que se rebelaron a los gobiernos democráticos constitucionales que surgieron con el establecimiento de la Constitución Nacional después de la batalla de Caseros, que marcó el fin de la "suma del poder público", con la cual Rosas gobernaba como un tirano.

Cuando Juan D Perón fue derrocado por la Revolución Libertadora en 1955, huyendo al exilio, surgieron en argentina grupos de militantes nacionalistas ultracatólicos, quienes contaban con el apoyo del General que se encontraba en España. Entre estos grupos se destacaban el Movimiento Nacionalista Tacuara, Grupo Reconquista, el Grupo Sabino y el Grupo Fundador, que tenían como líderes a Joe Baxter, Roberto Perdía, José Sabino Navarro y Fernando Abal Medina, respectivamente. Sin embargo, con la llegada al poder en Cuba de Fidel Castro en enero de 1959 a través de la lucha armada y su alineamiento ideológico con la Unión Soviética, estos grupos se corrieron lentamente hacia la extrema izquierda en un movimiento pendular ideológico. Pero quién fue el responsable intelectual de este asombroso e increíble corrimiento hacia el marxismo? Fue John William Cooke, argentino hijo de irlandeses, quien había sido electo diputado por el peronismo entre 1946 y 1952. Éste también había sido nombrado por Perón como el representante del partido justicialista inmediatamente luego de su derrocamiento y su partida al exilio. Sin embargo, el mismo Perón lo desautorizaría como su apoderado tres años más tarde cuando Cooke mostró simpatía con las ideas marxista-leninistas en el marco de la Guerra Fría. En 1960, visitaría La Habana para empaparse aún más de la revolución cubana.

Para fines de los años de 1960, el número de miembros de éstas células peronistas habían aumentado como así también la presión interna en la juventud peronista por un alineamiento con la Cuba castrista. Cooke expresaría la necesidad de realizar una purga interna en el movimiento peronista parecida a la Revolución Cultural en la China de Mao Tse-Tung que había comenzado en 1966. Para este entonces, éste ni si quiera era ya peronista, sino más bien un marxista que usaba al peronismo como medio de llegar al poder e implementar las ideas socialistas del bloque soviético. Cooke convenció a la juventud peronista y a otros grupos extremistas de atacar a los sindicatos, a los que calificaba de ser el principal obstáculo en el realineamiento ideológico del peronismo. Los líderes sindicalistas eran acusados de traidores y de constituir una burocracia sindical que pactaba con el poder de turno.

El primer hecho de violencia de estas incipientes células de extrema izquierda fue el asesinato de Augusto Timoteo Vandor, el entonces jefe de la CGT, el 30 de junio de 1969 en un acto llamado "Operativo Judas", ya que lo acusaban de traidor. Esta fuerza asesina era comandada por Roberto Walsh y su autodenominado Ejército Nacional Revolucionario (ENR). Al año siguiente, el 1 de junio de 1970, el Comando Montonero del ENR asesinaría al ex-presidente Pedro Eugenio Aramburo, quien había sido secuestrado y luego ejecutado de un tiro en la cabeza por Fernando Abal Medina. Ese mismo año, el 27 de agosto, otro jefe de la CGT, José Alonso, sería acribillado de catorce balazos con sub-ametralladora. El 25 de septiembre de 1973, a dos días de haberse consagrado por sufragio popular la fórmula Juan Domingo Perón - Isabel de Perón, los montoneros mancharían de sangre a la democracia y a la Constitución Nacional con el magnicidio de José Ignacio Rucci, jefe de la CGT y mano derecha de Perón, con la "Operación Traviata". En julio de 1974 acribillarían a balazos a Arturo Mor Roig, dirigente de la Unión Cívica Radical.

El año de 1973 marcó el punto de quiebre, o fractura interna, dentro del peronismo, donde confrontaron la extrema izquierda del mismo, liderada por los montoneros, y el ala derecha nacionalista del peronismo clásico. Este enfrentamiento se dio también en las armas. La primera confrontación tuvo lugar en el aeropuerto internacional de Ezeiza, cuando Juan Domingo Perón llegaba al país el 20 de junio de 1973, luego de que Héctor Cámpora levantara la proscripción al viejo General; en la madrugada de ese día, los peronistas de Perón (ala derecha) habían ocupado el palco y lugares más cercanos al mismo, desde el cual el General daría su discurso a la multitud que le darían la bienvenida. Al promediar la mañana, llegaban las columnas de montoneros y FAP (ala izquierda del partido) cantando "Perón, Evita, la patria socialista..." A este cántico, los peronistas de la derecha le respondían: "Perón, Evita, ni yankis ni marxistas, peronistas...". A la guerra de cánticos le siguieron tiros aislados, al tiempo que los hordas montoneras se alejaban hacia las arboledas cercanas desde donde comenzaron a disparar sobre el palco, pero los del ala derecha les respondieron con gruesa balacera de armas de distintos calibres. De esta manera, Juan Domingo Perón no pudo aterrizar en Ezeiza y se dirigió al aeropuerto de Morón. El saldo fue de más de 50 muertos. La izquierda se convertirían en guerrillas urbanas y rurales, y la derecha, en la triple AAA (Asociación Argentina Anticomunista).

Los montoneros, junto al ERP y FAR, incrementarían la escalada de violencia con secuestros de empresarios, sindicalistas y militares en los centros clandestinos de detenciones, conocidos como "cárcel del pueblo", donde eran mantenidos maniatados hasta su liberación o ejecución, y el asesinato político con colocación de poderosos artefactos explosivos. En octubre de 1975, una compañía de montoneros, comandada por Carlos Kunkel, atacaron el Regimiento de Infantería de Monte de Formosa, matando a 12 conscriptos y 2 sub-oficiales. Los miembros de los montoneros cometían hechos gravísimos, de extrema felonía, asesinando y atacando instituciones de la Nación Argentina en plena vigencia de la Constitución, bajo un gobierno elegido democráticamente. Junto al ERP, montoneros operarían también como fuerza guerrillera en la selva tucumana hasta que fueron aniquilados por las fuerzas del orden a través del Operativo Independencia, que era una campaña militar inaugurada por María Estela Martinez de Perón, presidente constitucional de los argentinos, en Famaillá, provincia de Tucumán.