Visita de Nixon a China

Friday, April 3, 2015

El 21 de febrero de 1972, el presidente de los Estados Unidos Richard Nixon, junto a su esposa, inició una visita de varios días a la República Popular China, donde tuvo un encuentro cumbre con el jefe del partido comunista chino Mao Tse-tung. Esta visita al país asiático había sido preparada previamente por el entonces consejero de seguridad nacional del gobierno norteamericano Henry Kissinger en octubre de 1971. Este encuentro entre los dos jefes de Estado, que representaban a dos sistemas políticos y económicos diametralmente opuestos, consagró el retorno de China a la escena política mundial tras los tumultuosos años de las fallidas políticas del Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural, que había costado la vida a millones de chinos.

A la llegada al aeropuerto de Pekín, Nixon fue recibido por el premier chino Chu En-lai y posteriormente tuvo la reunión tan esperada con Mao, junto a Kissinger y a Chu En-lai. Durante la misma se discutieron varios temas internacionales en común, como ser el problema de Taiwan (China Nacionalista), la Guerra de Vietnam, el distanciamiento de China y la Unión Soviética, y la inserción en los mercados internacionales de los productos chinos. Si bien no se firmó ningún tratado político ni económico entre las dos naciones, Mao Tse-tung se comprometió a resolver el tema de Taiwan en forma pacífica y a no invadir la isla. La cumbre Nixon-Mao también contribuyó mucho al deshielo de la gran tensión militar y distanciamiento que existía entre las dos naciones. Durante su visita al país del lejano oriente, que duró casi una semana, Richard Nixon, su esposa, y su comitiva recorrieron escuelas, hospitales y fábricas y también aprovecharon para visitar la Gran Muralla China y la ciudad prohibida de Ming Tombs.