Cañones navales de la Segunda Guerra Mundial

Tuesday, June 23, 2015

Durante la Segunda Guerra Mundial, los cañones navales tuvieron poco uso en fuego directo contra buques enemigos en batallas navales, ya que la misión de atacar buques enemigos fue dejada para la aviación naval, haciendo uso intenso de los portaaviones. Sin embargo, se destacaron los cañones navales de los acorazados, empleados en tareas de ablandamiento del terreno en zonas costeras de islas, o continente, previo a un desembarco de tropas. Esto fue muy común en la campaña del Pacífico durante invasiones a islas e islotes de atolones, para destruir búnkeres, casamatas y sistemas de túneles.

En esta tarea, el cañón naval más usado fue el celebre cañón de 16 pulgadas, es decir de calibre 406 mm, montados en las torretas de los acorazados estadounidenses de la clase Iowa; éste tenía un alcance máximo de 38 km. Los japoneses emplearon dos calibres: cañones de 460 mm en los acorazados clase Yamato, y de 410 mm en las torretas de los de la clase Nagato. Por lo tanto, los cañones navales más poderosos de la Segunda Guerra fueron los empleados en el Yamato; los mismos disparaban munición de 1.250 kg a una distancia máxima de 42 km.

En la armada británica se destacó el cañón naval BL 14 Mark VII, de 14 pulgadas (360 mm), que disparaba proyectiles de 720 kg a una distancia máxima de 33 km. Este armamento estaba montado en las torretas de los acorazados de la clase Jorge V. Por su parte, la Kriegsmarine (marina de guerra alemana) usó los cañones navales SK C/34 de calibre 380 mm, en la cubierta de sus acorazados clase Bismarck; éste tenía una alcance máximo de casi 37 km, disparando munición de 800 kg. En los cruceros pesados de la clase Scharnhorst, se emplearon cañones de 280 mm.

El acorazado Yamato tenía los cañones más poderoso de la Segunda Guerra: de calibre 460mm


Los norteamericanos emplearon cañones de 16 pulgadas


Abajo: cañones de 360 mm Mark VII de la Real Armada Británica


cañones de calibre 380 mm en el Bismarck