Tanques Rusos de la Segunda Guerra Mundial

Friday, July 3, 2015

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939, el ejército soviético carecía de divisiones blindadas bien organizadas y entrenadas como las que tenía la Wehrmacht. Sus tanques eran no solamente inferiores a los alemanes, sino también a los británicos y franceses. La mayor parte de los mismos eran obsoletos, siendo empleados en forma dispersas, mezclados con las unidades de infantería para proveer fuego de apoyo a la misma. Sin embargo, la guerra contra los finlandeses y la invasión alemana a la Unión Soviética obligó al Kremlin a desarrollar carros de combate superiores, equipados con cañones más potentes y blindaje más grueso.

De esta manera, las fabricas estatales rusas desarrollaron el célebre T-34 y, para diciembre de 1941, cuando las unidades de vanguardia de la Wehrmacht se encontraban en las puertas de Moscú, el mismo hizo irrupción en el campo de batalla, formando parte de las divisiones blindadas siberianas del general Zhukov. Para enfrentar a este nuevo carro de guerra, provisoriamente el ejército alemán armó al Panzerkampfwagen IV con un poderoso cañón de alta velocidad de salida (950 m/s), el KwK L/43 de 75mm, el cual podía destruir este tanque mediano soviético desde una distancia de 1.850 m; provisoriamente, hasta la aparición del tanque Panzerkampfwagen V "Pantera" y Tiger I. Pero las fábricas rusas del este, ubicadas más allá del alcance de los bombarderos alemanes, producirían este tanque y otros en forma masiva, de a miles.

Lista de tanques soviéticos de la Segunda Guerra Mundial

Carros livianos

1- BT-7. Tanque rápido, de 14 toneladas, en servicio desde 1935. Equipado con un cañón de 45 mm y su velocidad máxima era de 86 km/h.

2- T-70. Era un carro liviano de apenas 9,2 toneladas, empleado generalmente en tareas de reconocimiento; equipado con un cañón también de calibre 45 mm. Su velocidad máxima era de 46 km/h.


3- T-26. Era un tanque liviano empleado por la infantería del ejército rojo. Peso: 9,4 toneladas. Armamento: 1 cañón de 27mm y dos ametralladoras de 7,62mm.



Tanques medianos

1- T-34. El más famoso y el de mayor producción de todos los tanques rusos. De 26,5 toneladas, su producción comenzó hacia fines de 1940 y entró en acción hacia finales del año siguiente. Cañón de 76,2 mm y un blindaje de 47 mm de grosor en la parte frontal. Velocidad máxima: 53 km/h.


2- T-28. Entró en servició alrededor de 1936. La versión T-28B estaba equipado con un cañón también de 76,2mm, pero corto y menos potente que el del T-34. También era más lento que el de arriba. Por lo tanto no era eficaz en batalla de tanques y fue relegado para prestar apoyo a unidades de infantería.


Tanques pesados

1- T-35. Fue el tanque pesado más obsoleto que desplegó el ejército soviético en la Segunda Guerra. Era lento y su blindaje no era lo suficientemente fuerte. Tenía una torreta principal y tres torretas secundarias; una de ellas tenía una cañón de 76,2mm y otra uno de 37mm. Peso: 45 toneladas.


2- KV-1. Pesaba 43 toneladas y estaba armado con un cañón de 76 mm. Velocidad máxima de 35 km/h.

3- KV-2. De 45 toneladas y una velocidad máxima de 25 km/h. Equipado con un obús de 152mm, semejaba a una pieza de artillería autopropulsada más que a un tanque. El mismo estaba montado en el mismo chasis del KV-1.

4- IS-2. Fue el tanque más poderoso y confiable que tuvo el ejército rojo en este período. Sin embargo entró tarde en el campo de batalla, hacia fines de 1944 y principios de 1945. Fue empleado durante la batalla de Berlín. Estaba armado con un potente cañón de 122mm, aunque no tenía la alta velocidad de salida del de 8,8-cm del tanque Tigre I. Su coraza de acero llegaba a 120mm de espesor en el frente de la torreta.