Cañones antitanques alemanes de la Segunda Guerra Mundial

Thursday, August 13, 2015

Durante la Segunda Guerra Mundial, Alemania desarrolló y empleó en combate los cañones antitanques más letales y eficaces de ese conflicto. Sin embargo durante los dos primeros años, la infantería del ejército alemán contaba con piezas de artillería de poco calibre y potencia, que si bien fueron eficaces contra los obsoletos carros de combates polacos durante la invasión de Polonia en septiembre de 1939, cuando tuvieron que enfrentarse con los tanques Char B (francés), Matilda II (inglés), y sobre todo con el T-34 soviético, surgió la necesidad imperiosa de dotar a sus unidades con cañones mucho más potentes, mientras tanto la Wehrmacht dependió del potente cañón antiaéreo de 88mm y del bombardero en picado el Junkers Ju 87 para destruir los tanques enemigos de grueso blindaje. Por su parte, cuando surgieron los nuevos cañones antitanques (a mediados de 1941), éstos se destacaron por su alta velocidad de salida de boca del cañón, superior a 750 m/s, por la precisión, y por los tipos de munición que empleaban, como los de punta de tungsteno.

- Pak 35/36 de 3,7 cm. Cañón antitanque liviano de 37mm. Como tal, quedó en desuso hacia fines de 1941. Si bien era remolcado al frente de batalla por caballo o por camión, se lo podía cambiar de posición por los mismos operarios, empujándolo.

- Pak 36(t) de 4,7 cm. Era el nombre oficial que le dió la Wehrmacht al cañón antitanque checoslovaco Skoda de 47mm PUV vz 36. No tenía mucha potencia y fue empleado por la infantería alemana durante la campaña militar de Polonia.

- Pak 38 de 5 cm. Entró servicio a mediados de 1940, luego de la invasión alemana de Francia. Recién sería empleado en combate durante la Operación Barbarrosa a partir de junio de 1941. Fue el primer cañón antitanque alemán lo suficientemente potente como para perforar el blindaje del T-34 ruso, pero sólo cuando disparaba munición de punta de tungsteno AP40.

- Pak 40 de 7,5 cm. Fabricado en forma masiva y de uso extendido en todos los frentes de guerra recién a principios de 1942, este cañón antitanque podía perforar blindajes de 100mm de espesor a una distancia de 1.600 m, por lo tanto, era un arma temida por la dotación de los T-34 y otros tanques aliados.

- Pak 43 de 8,8 cm. Empleado a partir de mediados de 1943, fue, junto al cañón antiaéreo Flak 18/36/41, el cañón antitanque más potente y letal de toda la Segunda Guerra Mundial. Podía perforar a 2.000 m de distancia incluso el grueso blindaje del tanque soviético pesado IS-2.