Batalla de Platea

Friday, September 11, 2015

La batalla de Platea fue librada entre el ejército griego y el persa, en 479 antes de Cristo, en la región de Beocia, al norte del Atica, Grecia, durante la Segunda Guerra Greco-Persa.

Tras la derrota sufrida en la batalla naval de Salamina, en 480 a.C., Jerjes, rey de Persia, había regresado a su país con sus diezmadas fuerzas. Sin embargo, éste había dejado en Tesalia (norte de la antigua Grecia) un poderoso ejército de 300.000 hombres, bajo el mando de Mardonio. A mediados de 479 a.C., estas fuerzas persas marcharon hacia el sur. Para enfrentar esta amenaza enemiga, Pausanias, rey de Esparta, y Aristides, general ateniense, reunieron un ejército de 50.000 hoplitas, la mayoría de ellos espartanos. De esta manera, las fuerzas griegas enfrentaron al ejército persa en una llanura, cerca de la ciudad de Platea. A pesar de la inferioridad numérica, los feroces espartanos derrotaron rotundamente a los Persas en una fiera batalla. El general Mardonio pereció en el combate y las tropas sobrevivientes huyeron, abandonando el territorio griego.

Ese mismo día, las naves persas que habían logrado escapar del estrecho de Salamina fueron nuevamente derrotadas en Micala, promontorio situado en las costas del Asia Menor, frente a la isla de Samos.