Hegemonía ateniense en Grecia Antigua

Wednesday, September 16, 2015

Atenas fue el Estado helénico que más se había distinguido en la guerra contras los invasores persas y el único que en los momentos de mayor angustia encabezó la resistencia. En el transcurso de las Guerras Médicas (o Greco-Persas) se había creado la confederación de Delos, que originó la supremacía política y económica de Atenas, la cual ejerció su hegemonía en toda la región del mar Egeo.


Siguiendo esta política hegemónica, Atenas transformó en súbditos a los pueblos aliados y les exigió un tributo obligatorio, que éstos entregaron a cambio del amparo militar de la confederación. Luego de las Guerras Médicas, el dinero del tributo fue empleado para realizar grandiosas obras públicas y artísticas.

Atenas dominó todo el mar Egeo y su imperio comprendía Calcídica, Eubea, las islas Cícladas, Lesbos, Quios, Samos y las ciudades jonias y eolias del Asia Menor. Este imperio hegemónico culminó con el gran estadista Pericles, quien logró el apogeo de esta civilización. Sin embargo, la expansión de Atenas no tardaría en chocar contra Esparta y originar una larga guerra civil que ensangrentarían el mundo helénico.