Expedición a la India de Alejandro Magno

Thursday, October 8, 2015

Para dominar a la India, Alejandro Magno invadió el territorio con sus fuerzas, cruzó el río Indo y derrotó al poderoso rey Poros, quien contaba con un ejército aguerrido y disponía de elefantes para el combate. Sin embargo, a pesar de la derrota, no fue despojado de sus territorios. El rey Poros cayó prisionero y fue llevado ante Alejandro, quien le preguntó como quería ser tratado; "como un rey", le respondió Poros. Admirado por la franqueza y la valentía de su adversario el conquistador le devolvió sus tierras, le entregó valiosos obsequios y lo hizo su aliado.

Alejandro prosiguió la marcha con intenciones de llegar hasta el río Ganges, pero sus hombres, diezmados por las fiebres malignas y las fatigas de muchos días de marcha forzada, se rehusaron a seguir avanzando, a lo que accedió. Una parte de las tropas emprendió el regreso directamente por tierra; otra, a las órdenes de Alejandro, descendió en diversas embarcaciones por el río Indo hasta Pattala. En ese lugar, el conquistador inició un penoso viaje por tierra a lo largo del litoral, mientras que el resto lo hizo por mar en una flota a las órdenes de Nearco.

Debilitado por los padecimientos de enfermedades tropicales, Alejandro, al frente de su extenuado ejército, entró en Susa en febrero del año 324 (a. C.). Terminadas las guerras, inició la organización de su imperio, basándo su política en la unión de la sociedad greco-macedónica con la persa. Casado ya con una mujer persa, la hermosa Roxana, contrajo segundas nupcias con una hija de Darío III. Adoptó en la corte el lujo oriental y en algunas ocasiones llegó a vestir el traje de gala persa. Luego se dirigió a Babilonia y, cuando tenía en proyecto nuevas conquistas, enfermó repentinamente, víctima de sus excesos, y falleció al cabo de doce días. Tenía 33 años.