Origen del socialismo

Tuesday, November 3, 2015

El surgimiento de las ideas socialistas se originaron con la revolución industrial. El desarrollo de la industria en gran escala en la segunda mitad del siglo XVIII, había modificado hondamente la sociedad occidental. Los últimos vestigios del medievo se extinguieron; el terrateniente, propietario de grandes extensiones de tierra, fue reemplazado en importancia social por el señor burgués propietario de una fábrica, al tiempo que los paupérrimos campesinos migraron a las ciudades para trabajar en las nuevas fábricas, transformándose éstos en obreros, quienes trabajarían largos jornales de más de 14 horas, sin descanso semanal, por un magro salario que apenas les alcanzaba para sobrevivir. De esta manera, los obreros se transformarían en los nuevos siervos al servicio del capitalista.

Las condiciones laborales abyectas e infrahumanas a la que eran sometidos hombres, mujeres y niños durante la primera etapa de la revolución industrial, despertaron el interés, y la empatía, de algunos filántropos y libres pensadores, como el empresario escocés Robert Owen, el conde de Saint-Simon, François Marie Charles Fourier, Pierre Leroux, Karl Marx, entre otros. Estos pensadores y filántropos fueron llamados reformadores. Algunos de éstos manifestaron que la sociedad debía preocuparse de asegurar un equitativo reparto de las riquezas. De esta manera surgió una nueva palabra para designar a este equitativo reparto de las riquezas: "socialismo", el cual fue acuñado por el francés Leroux. La palabra socialismo sería empleada próximamente por Owen en Inglaterra. A pesar de sus buenas intenciones de traer equidad a una sociedad injusta, ninguna de estas ideas triunfarían, ni tampoco el frío, calculador e inhumano socialismo de Marx llamado comunismo. Todos fracasarían y sus ideas serían llamadas "quimeras". Solo las huelgas y piquetes de los trabajadores organizados en sindicatos obtendrían salarios dignos y mejores condiciones laborales, forzando a los gobernantes a aprobar leyes que protegan a los obreros de la explotación.

Roberto Owen (1771-1858) era un empresario escocés rico, pero filántropo y discípulo de los filósofos liberales. Entre 1800 y 1827, había dirigido fábricas de tejidos de algodón. Owen resolvió que el jornal de sus obreros no fuese nunca menor de una cantidad fijada de antemano y redujo la jornada de trabajo de 16 a 10 horas. También continuó pagándoles a sus obreros durante una crisis económica durante la cual no había trabajo que darles. Owen tampoco empleó niños e hizo instruir a los hijos de sus obreros. Pidió por escrito al Parlamento que hiciera legales en todo el reino las reformas que él había introducido en sus fábricas, pero no lo consiguió. Como consecuencia de ello, propuso sustituir a los patrones propietarios por sociedades cooperativas de producción dirigidas por los trabajadores, las cuales cuales no prosperaron.

El conde de Saint-Simon (1760-1825) había sido coronel en tiempo del antiguo régimen (Luis XVI). Se había enriquecido en tiempo de la Revolución Francesa y arruinado a principio del imperio napoleónico. Entonces se dedicó a escribir. Proponía la creación de una sociedad justa a través de una fundación o creación de una estructura social racional con un sistema industrial, donde el poder estaría concentrado en un parlamento de sabios y pensadores. En este nuevo sistema, proponía un aumento de la producción industrial y agrícola, desarrollando al máximo las fuerzas productivas de una sociedad y el fin del parasitismo social, el cual estaba dado en las clases altas. Estaba convencido que la ciencia era la clave para el progreso.