Primera guerra sino-japonesa

Saturday, November 21, 2015

La primera guerra sino-japonesa, o chino-japonesa, fue el primero de dos conflictos bélicos entre Japón y China. La misma tuvo lugar entre 1894 y 1895, siendo el resultado una victoria japonesa. La causa de la guerra fue una disputa por el control político y económico de Corea entre ambas naciones.

La Corea, una península montañosa que tiene aproximadamente la extensión territorial de Italia, tenía una administración política similar a la de China. Luego del motín militar de tropas coreanas de 1882, por falta de pago de sus sueldos, y los saqueos a silos de almacenamiento, Japón y China habían enviado unidades militares a la península a proteger sus intereses y a poner orden, pero también a rivalizar y a contrarrestar la presencia militar foránea de la otra, con un aumento de la tensión. El emperador chino pretendía ser soberano del de Corea, enviando aun más tropas para apoyar y controlar este gobierno pro-chino. En respuesta a esta intervención, los japoneses rompieron las relaciones diplomáticas con China al tiempo que buques de guerra de la marina imperial del Japón hundían un transporte de tropas chinas que se dirigía a Corea. De esta manera comenzaba, sin declaración, la primera guerra chino-japonesa.

En agosto de 1894, el ejército japonés ocupó la Corea, arrojó de ella a los chinos e invadió la Manchuria, territorio que se encuentra al norte de China. Las tropas chinas, mal equipada y mal armadas, resistieron poco. Mientras tanto, la moderna flota japonesa, encabezada por el crucero-acorazado Matsushima y comandada por el almirante Ito Sukeyuki, hundió a los buques de guerra chinos, algunos de los cuales habían sido comprado a Inglaterra, y bombardeó los puertos y depósitos de almacenamiento. Los almirantes chinos no pudieron maniobrar los barcos recientemente comprados a Europa por falta de entrenamiento o de práctica con buques modernos. De esta manera, el pequeño Japón derrotó a la gran China y la guerra llegó a su fin en abril de 1895.

Abajo: caricatura de la época en un diario Europeo: Japón derrotando a la gran China

El Japón impuso a China el tratado de Shimonoseki, firmado el 17 de abril, por el cual China reconocía la total independencia de Corea y cedía a Japón a perpetuidad la península de Liaodong, las islas de Taiwan (Formosa) y de Penghu, y Manchuria. Sin embargo, Francia, Rusia y Alemania intervinieron y forzaron a Japón a reducir las ventajas obtenidas en este tratado. El país nipón solo obtuvo Taiwan y una indemnización de 1.000 millones de dólares, evacuando el territorio de Manchuria a pedido de Rusia.

abajo: prisioneros de guerra chinos